Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González Pons: “Pensábamos que Nóos era una ONG dirigida por Urdangarin”

El exconsejero declaró al juez Castro que firmó el convenio a propuesta de Camps

El vicesecretario de Estudios del PP, Esteban González Pons, a la salida de los juzgados de Plaza de Castilla en Madrid el 19 de marzo.
El vicesecretario de Estudios del PP, Esteban González Pons, a la salida de los juzgados de Plaza de Castilla en Madrid el 19 de marzo.

En sus declaraciones al juez José Castro en calidad de testigo, Esteban González Pons derivó hacia el expresidente Francisco Camps toda la responsabilidad de los fallidos Juegos Europeos, por los que la Generalitat, en virtud de un convenio, pagó al Instituto Nóos 382.203 euros.

El que fuera consejero portavoz de Consell hasta 2006 se esforzó en poner distancia con este convenio que firmó “a propuesta” de Camps tras la aprobación por parte del Consell. “Yo soy un espectador”, subrayó al juez. En su relato, el expresidente Camps hizo la propuesta del evento en las Cortes Valencianas y él fue ajeno a la gestación del proyecto, aunque, como portavoz del Consell, le pidieron que hiciera unas declaraciones en su defensa. “Yo, en aquella época no supe nada de eso”, contestó el pasado 19 de marzo ante la pregunta sobre las conversaciones, contactos y almuerzos que se realizaron previamente.

El actual vicesecretario de Estudios y Programas del PP firmó ese convenio como presidente del consejo de administración de la Sociedad Gestora para la Imagen Estratégica y Promocional de la Comunidad Valenciana. Según explicó, se trataba de una sociedad instrumental para gestionar la imagen de la Comunidad Valenciana y no quedara en manos del comité organizador, como ocurrió con la Copa del América.

A preguntas del fiscal, defendió que tras la firma del convenio no asistió a “ninguna reunión” ni le participaron “ningún trabajo”. También dijo desconocer si a partir de mayo de 2006 su sucesor en la consejería y la sociedad, Vicente Rambla, tuvo contactos con el Instituto Nóos. González Pons dijo, asimismo, no saber que Iñaki Urdangarin hubiera dejado la presidencia del Instituto Nóos en marzo de 2006 y que antes de la firma del convenio, el 23 de diciembre de 2005, le “sonaba” este organismo porque había organizado los encuentros de Valencia Summit, que “habían salido en todos los medios” y “sabía que era una ONG dirigida por Iñaki Urdangarin”. “En aquel momento, pensábamos que era una ONG. La información que ahora tenemos no era la que teníamos entonces”.

González Pons sostuvo que el convenio “tenía sentido porque estaba Iñaki Urdangarin”. “Era deportista olímpico, dirigente deportivo y miembro de la Familia Real”. “Tenía unos elementos que nadie en el mundo más podía reunir para ayudar a la Comunidad Valenciana en un convenio y un objetivo de estas características”.

Pero el exconsejero, fiel a su línea de separación, aseguró que “el asunto” lo llevaba Presidencia de la Generalitat, “y por parte de la Generalitat intervenían distintas personas, en particular el vicepresidente [Víctor Campos]”. “Podían haber estado haciendo cosas en Presidencia de la Generalitat sin que yo lo hubiera sabido”, se apartó. A preguntas del juez, también dijo ignorar si había sido Nóos el redactor del convenio y no haber recibido ninguna queja por parte de Urdangarin o su socio sobre las reticencias de la entonces subsecretaria de la Presidencia, Isabel Villalonga, a pagarles cerca de dos millones de euros en facturas por irregularidades.

La oposición no cree ni una sola palabra del exconsejero

M. ALBEROLA

Los partidos de la oposición arremetieron ayer contra el exconsejero de Relaciones Institucionales y portavoz del Consell, Esteban González Pons, al trascender el contenido de sus declaraciones ante el juez José Castro, instructor del caso Nóos, el pasado 19 de marzo. El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes Valencianas, Antonio Torres, lo calificó de “cobarde” por estar en “la estrategia de desmarcarse del pasado y culpabilizar a [Francisco] Camps de todo”. “Pero había un Gobierno que actuaba conjuntamente”, subrayó. Y añadió: “Que diga que era un mero espectador no se lo cree nadie”.

Para el síndic de Compromís en las Cortes, Enric Morera, la comparecencia del ex portavoz del Gobierno valenciano “implica directamente” en la causa al expresidente Camps. “Todo apunta a una próxima imputación”, valoró en un comunicado. Morera criticó asimismo la actitud de González Pons, que en su declaración “elude su responsabilidad” y señala directamente a Camps. “Después de esta declaración, es muy previsible que Camps tenga que dar respuesta ante el juzgado por la firma de este convenio, y, por todos los indicios que hay, lo más normal es que lo haga en calidad de imputado”.

En esa misma línea, el portavoz adjunto de Esquerra Unida en las Cortes Valencianas, Ignacio Blanco, afirmó que “la figura de Camps dista mucho de estar rehabilitada a pesar de lo que dicen sus partidarios” y que su “futuro judicial es muy negro, ya que podría ser imputado en el caso Nóos en cualquier momento”. Blanco también arremetió contra González Pons, a quien “no se le puede eximir de responsabilidad”. “Cuando alguien firma un papel formando parte del Gobierno está asumiendo las consecuencias de sus actos”, añadió.