Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los rectores reclaman a la Generalitat que pague la deuda pendiente

El gobierno catalán debe a los campus 200 millones de euros

Exigen una financiación "suficiente y estable" para mantener la calidad educativa

Con el agua al cuello en muchos casos y en vistas a nuevos recortes, los rectores de las universidades catalanas reclaman a la Generalitat que les pague cuanto antes posible las deudas pendientes, unos 200 millones de euros, según reconoce la secretaría de Universidades. Los campus más grandes son los que soportan mayores impagos: la Autónoma reclama 65 millones, la de Barcelona, 55, y Politécnica, 40.

Los rectores critican que estos impagos los hace tener la tesorería al límite y se ven obligados a pedir créditos, con los intereses que ello conlleva. La Universidad de Lleida ha tenido que pedir a los bancos este mes 4,5 millones para pagar las nóminas. Así los campus asumen “elevados gastos financieros” por causas “no imputables a la gestión de las universidades”, se quejan los rectores en un comunicado conjunto de la Asociación Catalana de Universidades Públicas (ACUP).

Los responsables de las universidades también piden a la Generalitat una financiación “suficiente y estable” para poder mantener la calidad de la universidad pública. Precisamente el pasado martes la ACUP se reunió con el secretario de Universidades, Antoni Castellà para conocer la magnitud del recorte que deberán asumir los campus este año. Castellà habla de un tijeretazo del 2-3% en el mejor de los casos, hasta el 10% en el peor. Esto se produciría si finalmente la Generalitat debe ajustar sus presupuestos a un límite de déficit del 0,75%. Pero si a estos recortes anunciados se le suma la supresión de la paga extra de los trabajadores públicos —supone un 6,5% de recorte adicional—, que también afecta a las universidades, la reducción del gasto de los campus oscilará del 8 al 17%.