Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Convergència se ratifica en el Estado propio

El secretario de CDC: "El derecho a decidir es nuestro instrumento de radicalidad democrática"

El proceso soberanista pierde aristas cada vez que habla un dirigente de CiU. El último en demostrarlo fue el consejero de Justicia, Germà Gordó, que recomendó no celebrar la consulta sin acordarla con el Estado. Si el martes fue desautorizado por el portavoz del Gobierno, Francesc Homs, ayer fue el secretario general en funciones de Convergència, Josep Rull, quién le corrigió: “La prioridad será negociar con el Estado para hacer la consulta como ha hecho Escocia. Pero tenemos muy claro que si no es pactada, el Parlament elaborará las leyes necesarias para ampararla”. Y añadió: “El Parlament es legítimo y siempre habla desde la legalidad”.

Rull participó en una de las conferencias que organiza CDC para dar argumentos a sus militantes en defensa del Estado propio. Frente a la división en el Ejecutivo catalán, Rull ratificó el rumbo: “El derecho a decidir es el instrumento de radicalidad democrática que hemos escogido. Y el Estado propio, el objetivo que nos marcamos. Ese fue el compromiso electoral”. En su discurso, Rull dio cifras para defender la viabilidad de una Cataluña independiente y recordó su importancia como motor económico europeo. Rull habló como teórico máximo responsable político de CDC, cargo que comparte con el vicepresidente del Parlament, Lluís Corominas, tras la imputación de Oriol Pujol por el caso de las ITV. La causa de Pujol sobrevoló el acto cuando una militante preguntó por los límites del tráfico de influencias. “El límite es la ley”, respondió Rull. Y concluyó defendió a Oriol Pujol con una respuesta de manual de CDC: “Una persona imputada no es culpable. Y en Cataluña, un imputado, ya sea de CIU, PSC, ERC o ICV, da un paso atrás. Esto en España no pasa”.