Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía pide a Sandokán que pruebe la denuncia contra Aguilar

Gómez afirmó que hubo reuniones “clandestinas” con miembros del Consistorio

Rafael Gómez, durante una conferencia de prensa. Ampliar foto
Rafael Gómez, durante una conferencia de prensa.

Hace poco más de dos meses, el líder del principal partido de la oposición en el Ayuntamiento de Córdoba, Rafael Gómez, conocido en la ciudad por su seudónimo de Sandokán y por ser el principal deudor del municipio, con cerca de 40 millones de euros a la espera de cobro, amenazó con tirar de la manta y airear su presunta relación de favor con la exalcaldesa Rosa Aguilar, entonces en IU y ahora en el PSOE. La Fiscalía provincial ha decidido hoy abrir diligencias de investigación por este hecho, informa Europa Press.

El Ministerio Público ha actuado a instancias del Pleno del Ayuntamiento de Córdoba, que aprobó una enmienda de IU a una moción del PP, en la que se instaba al Pleno a que aprobase llevar las palabras de Gómez a la Fiscalía. Tras el abandono del Pleno de todos los concejales de UCOR, PP, IU y PSOE aprobaron la moción y la enmienda por unanimidad.

Sin aportar pruebas, Gómez denunció reuniones -que denominó “clandestinas”- con entonces miembros del Consistorio en la que se le habrían dado permisos verbales de construcción y prometido atenuar las millonarias multas que ya arrastraba, sobre todo la relativa a la construcción de las naves ilegales y que le supuso 24,6 millones de euros de sanción

Aguilar respondió de inmediato a las acusaciones de Sandokán: “Quiero poner de manifiesto que mientras yo estaba al frente del Ayuntamiento de Córdoba se ha cumplido con la legalidad y eso se demuestra con todos y cada uno de los expedientes que se han sustanciado a lo largo de todos esos años y que están en el Ayuntamiento. Se han tratado a todos los ciudadanos por igual y los procedimientos que se han seguido los han hecho en el desarrollo legal que la propia ley prevé”.

Sandokán dijo que los encuentros informales se realizaron en “en casas de concejales” y en otros lugares, como el hotel del Castillo de la Albaida donde, según su versión, se encontró con Rosa Aguilar, el entonces presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU), Andrés Ocaña, y el ex gerente de este organismo municipal, Antonio Jiménez. Allí afirmó que le dijeron “tira para adelante” en la construcción de la urbanización de Carrera del Caballo, levantada sin licencia de ningún tipo y que posteriormente fue sancionada. “Me dieron permiso y de buenas a primeras empezaron a ponerme millonarias multas”, denunció el concejal y empresario de Arenal 2000.

Sandokán también dijo que Aguilar, siendo alcaldesa, le visitó en su casa particular. Según su versión, la regidora le informó entonces de la multa que el Ayuntamiento le había impuesto por la construcción de 40.000 metros cuadrados de naves ilegales. Pero, también según el relato de Gómez, la alcaldesa le habría dicho que no se preocupara porque esa sanción “se iba a quedar solo en 6.000 euros”.