Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ‘mossos’ que golpearon a menores el 14-N defienden sus actos ante el juez

Los tres agentes imputados califican de fortuitas las lesiones causadas

Un juzgado investiga las cargas policiales ocurridas en Tarragona el día de la huelga

Tres Mossos d’Esquadra, entre los que se encuentra un cabo del Área de Recursos Operativos (ARRO), declararon ayer como imputados en el Juzgado de Instrucción número 6 de Tarragona por las cargas policiales ocurridas durante la huelga general del pasado 14 de noviembre en la ciudad, en la que dos menores resultaron heridos al ser golpeados por los agentes. Fruto de las investigaciones, que se encuentran en fase de diligencias previas, dos mossos están imputados por una falta de lesiones mientras que el cabo está imputado por un delito de daños.

Los tres defendieron ayer ante el juez su actuación y sostuvieron que las lesiones producidas fueron involuntarias, explicaron fuentes judiciales citadas por Europa Press. Toni Castejón, portavoz de SME-CC OO, sindicato al que están afiliados dos de los policías, precisó que los agentes se mostraron convencidos de que su actuación fue correcta y que no se produjo “ningún error”.

Los hechos investigados se remontan a las primeras horas de la jornada de huelga, cuando se llevaba a cabo una marcha por el centro de Tarragona en la que participaban unas 200 personas, algunas encapuchadas, realizando piquetes informativos. La marcha se inició de manera pacífica, pero en los aledaños de El Corte Inglés algunos manifestantes volcaron contenedores y lanzaron objetos contra los agentes que custodiaban el centro comercial. Entonces los altercados se precipitaron. Los agentes iniciaron cargas policiales y en una de ellas un niño de 13 años resultó herido en la cabeza al recibir un golpe de porra. Empezó a sangrar y fue trasladado al Hospital Joan XXIII, donde le practicaron varios puntos de sutura en un coche particular.

Los agentes iniciaron cargas policiales y en una de ellas un niño de 13 años resultó herido en la cabeza al recibir un golpe de porra

Los incidentes fueron grabados y causaron un notable escándalo porque en las imágenes puede verse como los mossos empujan y golpean a otra chica, de 16 años, que recriminaba a los agentes su actuación. “Le habían abierto la cabeza y le seguían pegando en las piernas. Vi aquello y grité al policía: ‘¿Pero que estáis haciendo? ¡Si es un niño!’ Entonces me hicieron daño a mí”, contó la joven tras el suceso. La grabación de los hechos dio la vuelta al mundo.

La dirección de la policía catalana defiende que la herida abierta que presentaba el menor fue por el “rebote” de una porra en la mochila de un manifestante al que perseguían los agentes, aunque abrió una investigación interna.

Toni Castejón explicó que los tres policías respondieron ante el juez a todas las preguntas. “Han colaborado en todo, defendiendo la transparencia. Ellos están convencidos de que no hicieron nada diferente de lo que marcan los protocolos. Tienen todo el apoyo del sindicato”, afirmó Castejón.

En cambio, Ramon Maria Sans, abogado del menor herido, aseguró que el día de los incidentes uno de los agentes tuvo una actitud “claramente violenta” y que “no se siguieron las normas básicas de uso de las armas reglamentarias”. Sans considera acreditado que los agentes actuaron de manera desmesurada en un momento en el que “no había peligro”. En las próximas semanas acudirán a declarar varios testigos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >