Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A Coruña amplía las becas de comedor a alumnos de colegios privados

El presupuesto se mantiene pero ahora también podrán recibir ayudas los alumnos de enseñanza no obligatoria

Tras los pasos de la Xunta, el equipo de gobierno del alcalde de A Coruña, Carlos Negreira, del PP, también cambió su programa de becas de comedor para el próximo curso escolar. No varía el presupuesto anual que dedica a subvencionar las comidas de alumnos en los centros. Volverá a ser idéntico al de este curso, 475.000 euros. Pero amplía las plazas al dar entrada por primera vez a que también puedan acceder a esas becas los menores que hayan superado la edad de escolarización obligatoria (16 años), es decir los de Bachillerato y de ciclos de grado medio de Formación Profesional.

Esta modificación abre la puerta a que estudiantes de centros privados accedan a estas becas municipales que ascienden a 75 o 98 euros mensuales, dependiendo de las rentas familiares. “Serán los verdaderos beneficiados” por estos cambios, reprochó el BNG al recordar que ningún instituto público en A Coruña cuenta con un comedor escolar.

El concejal de Servicios Sociales, Miguel Lorenzo, no mencionó, sin embargo, esta circunstancia al anunciar esta mañana los cambios en las bases para acceder a estas ayudas. Tampoco precisó que no se ampliará, a pesar de aumentar las plazas, el presupuesto municipal para estas becas, de las que se benefician en el actual curso un total de 614 escolares de Educación Infantil y de la ESO. Este programa esta reservado a menores domiciliados en A Coruña que cursen estudios en centros públicos o concertados con servicio de comedor y cuyas familias tengan rentas anuales per cápita inferiores a 4.153,58 euros. A partir del próximo curso se establecen dos tipos de becas, una de hasta 75 euros mensuales y otra de 98 euros para las familias con menores rentas.

El edil tan sólo se limitó a comparar el aumento de la partida municipal destinada a estas becas con respecto al último año del anterior gobierno bipartito, el curso 2011-2012, y jactarse de que se amplió el número de posibles beneficiarios. Pero el BNG asegura que en los cambios introducidos por el equipo de Negreira también está la obligación de los padres en no retrasarse en el pago de la cuota del comedor que no está subvencionada ya que implica la pérdida automática de la beca municipal.