Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una niña de siete años muy grave tras ser sepultada por un alud en Formigal

La niña y otros dos menores son de Madrid y estaban esquiando en la estación oscense cuando les ha sorprendido la avalancha

La conexión entre el Anayet y Sarrios donde se ha producido el alud. Ampliar foto
La conexión entre el Anayet y Sarrios donde se ha producido el alud. EFE

Una niña madrileña de siete años se encuentra en estado crítico tras ser sepultada por una avalancha en la estación de Formigal, en Huesca. La colada, como se suele denominar a este tipo de alud de pequeñas dimensiones, también afectó a otros dos menores de la capital que están fuera de peligro.

La avalancha se produjo sobre las 13.40. Los tres menores se encontraban sentados en la pista de esquí de Pico Royo, en la conexión entre la zona de Anayet y la de Sarrios. A esa hora, los esquiadores y el personal de pista de Aramón, la empresa gestiona la estación, se encontraban a unos cien metros de los menores. Los hombres oyeron un estruendo y gritos. Dos de los menores, la niña y uno de los chicos, habían quedado sepultados; el otro estaba semienterrado.

Con la ayuda del personal de pista, los dos niños pudieron salir de la nieve. La niña no pudo ser rescatada tan fácilmente y fue necesaria la presencia de una patrulla del Equipo de rescate en Montaña de la Guardia Civil que llevó a un perro especializado en este tipo de rescates.

La sacaron unos cinco minutos después. La niña se encontraba en parada cardiorespiratoria y los servicios médicos de la estación lograron reanimarla. Luego, un helicóptero la llevó hasta el hospital Miguel Servet. Un portavoz de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Aragón explicó anoche que la pequeña estaba ingresada con pronóstico crítico en la unidad de cuidados intensivos (UCI) de pediatría del centro.

Los médicos tenían previsto pasar toda la noche haciendo pruebas a la menor, mientras sus padres eran atendidos por psicólogos del Ejecutivo regional. El Gobierno autonómico les ofreció un hotel para que pudieran pasar allí la noche. Los otros dos esquiadores menores afectados por el alud, que han podido salir por sus propios medios, fueron trasladados al hospital San Jorge de Huesca para completar su exploración médica y se encuentran bien, según informó el Gobierno de Aragón.

Fuentes de la estación de Formigal señalaron ayer que la zona donde ocurrió el accidente tiene riesgo de avalanchas aunque no excesivo y que, en cualquier caso, hay dispositivos para prevenir accidentes. El lugar donde se produjo la colada se controla a través del sistema Gacex. Se trata de unos cañones capaces de detectar si se ha acumulado una gran cantidad de nieve en un punto. Si es así, esos cañones provocan una pequeña explosión mediante la mezcla de propano y oxígeno. Eso permite provocar manualmente un alud de manera controlada y sin la presencia de esquiadores. El dispositivo ha sido utilizado en el mes de marzo tras las continuas nevadas en la zona.

Según esas mismas fuentes, estos días atrás no había mucha nieve acumulada y por eso el sistema no detectó nada. Según la Guardia Civil, la cantidad de nieve que les sorprendió era muy pequeña. El nivel de riesgo de aludes ayer en Formigal era de 3 sobre 5.

Los niños estaban en un lugar permitido y balizado. El Equipo de rescate en Montaña de la Guardia Civil ha abierto diligencias en el Juzgado número 1 de Jaca para establecer cuáles han sido las causas del suceso.

Formigal ya fue el escenario de otra avalancha que acabó en tragedia. Tres hombres murieron en enero de 2008 tras ser sepultados por un alud que les sorprendió por a las 10.45 en la estación de esquí. Dos de ellos eran deportistas y el tercero trabajaba en la estación.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram