Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alta tensión en el Parlamento por los presos y las víctimas de ETA

PP y UPyD cargan contra EH Bildu en las horas previas a la creación de la ponencia de paz

La portavoz de EH Bildu, Laura Mintegi, se dispone a sentarse en su escaño esta mañana.
La portavoz de EH Bildu, Laura Mintegi, se dispone a sentarse en su escaño esta mañana.

Ambiente caldeado en la Cámara vasca que retrotrae la mirada a épocas pasadas. Horas después de aprobar una resolución en contra de la doctrina Parot con los votos del PNV y de EH Bildu —y horas antes de que arranque oficialmente la ponencia para la paz—, el Parlamento vasco ha debatido en su pleno ordinario de este jueves otro punto, este impulsado por el PP, para ratificar el apoyo de la Cámara y el Gobierno a la ley de víctimas.

Un debate que ha terminado con una importante bronca del PP contra la portavoz de EH Bildu, Laura Mintegi, que ha defendido que ella no acudió “tan campante” al homenaje en el Parlamento a Fernando Buesa, miembro de la Cámara asesinado por ETA hace ahora trece años. La portavoz del PP, Arantza Quiroga, ha señalado que Mintegi pudo asistir al homenaje con tranquilidad porque “según su razonamiento, la violencia se utiliza por una falta de diálogo, por lo cual las víctimas de ETA como Fernando Buesa han buscado su asesinato […] ese razonamiento justifica los asesinatos”. “No me deja impasible, no se puede decir que estuve tan campante”, ha respondido Mintegi, “todas las víctimas por causa política, son una tragedia, y son todas evitables, porque tienen un origen político”. Sus palabras han generado elevados comentarios de la bancada del PP, sobre todo cuando ha repetido que Buesa fue “una persona que ha muerto por una causa política”. Mintegi ha pedido que el PP esté en la ponencia de paz, a lo que un enfadado Carmelo Barrio ha exclamado que “condene a ETA”.

El ambiente, caldeado desde que a primera hora de la mañana la popular Nerea Llanos ha dejado la tribuna después de exigir a la presidenta del Parlamento, Bakartxo Tejeria, que pida a EH Bildu la retirada del concepto “presos políticos” (el PP ha presentado una queja formal a la Presidencia por la actuación de Tejeria, que no ha atendido al requerimiento), se ha traspasado incluso al inicio de otro debate relacionado con las delegaciones del Gobierno vasco en el exterior. Este, impulsado por UPyD, ha comenzado con Gorka Maneiro insistiendo en las críticas contra EH Bildu. La presidenta del Parlamento le ha reclamado que se centre en su tema y Maneiro ha asegurado que “cuesta continuar mientras los representantes políticos de ETA siguen aquí”. UPyD ha pedido la ilegalización de EH Bildu a primera hora de la mañana.

La impulsora de la moción, Arantza Quiroga, ha defendido su iniciativa por el hecho de que su partido ha observado “desde hace un tiempo que esta no es la línea que se está siguiendo desde el Gobierno vasco, la secretaría general para la paz ha hecho un llamamiento a la equidistancia que ya habíamos superado y que lleva a legitimar determinadas actuaciones”. La secretaría de Jonan Fernández presentó hace quince días sus líneas generales en el Parlamento, en una comparecencia en la que señaló que no hay que equiparar a las víctimas de ETA y las de violencias de motivación política, así como que “no puede haber vencedores ni vencidos”, aunque sí “ideas vencidas”, las que defienden la violencia.

Quiroga ha censurado el acuerdo alcanzado por PNV y PSE porque está “nuevamente en el lenguaje de la equidistancia” con el fin de sumar a EH Bildu. Un lenguaje que, según ha subrayado, en legislaturas anteriores “se había superado”. El texto aprobado insiste en que la paz necesita del reconocimiento de la “injusticia de la violencia, del daño causado y la dignidad de las víctimas” y reclama el plan de paz que el Gobierno ya ha anunciado y que incluya una política de memoria, la consolidación del fin de ETA. Asimismo, incluye el desarrollo normativo de las víctimas de violencia de motivación política y suma el contenido del texto del PP en su cuarto punto, al ratificarse en la aplicación de la ley de víctimas.

“Lo que estamos consiguiendo es que nuevamente vayamos a la piel de elefante de la sociedad, en la que se pierda la sensibilidad; nos sentamos tan tranquilos cuando se habla de presos políticos”, ha indicado la portavoz del PP en referencia al debate sobre la doctrina Parot, en el que el PP se ha enzarzado con la presidenta de la Cámara, a la que ha pedido que inste a EH Bildu a retirar el término “presos políticos” por considerarlo un “insulto a la democracia”. Iñigo Iturrate (PNV) ha respondido a Quiroga que tampoco es conveniente “hurgar en la piel herida impidiendo su cicatrización”.

El PSE, que en el pleno de hoy ha tenido a Rodolfo Ares como portavoz, ha adoptado tanto en el debate de la doctrina Parot como en el de la secretaría general de paz y convivencia la actitud de templar los ánimos. Tras insistir en que la prioridad es el fin de ETA y en rechazar los intentos de “reescribir” la historia por parte de EH Bildu, Ares ha criticado la “proliferación de iniciativas impulsadas por los extremos de esta Cámara” que lo único que logran es “reforzar posiciones antagónicas”. El PSE ha censurado esta realidad y ha pedido que los debates que tengan lugar en la Cámara sean “los que interesan a la ciudadanía” mientras se dialoga en la ponencia para la paz con el objetivo de avanzar en este sentido. Ares ha pedido que la enmienda transaccional pactada sea el “inicio de un camino”.