Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía explosiona una mochila sospechosa junto a la Fiscalía

Se trataba de una olla que simulaba una bomba y en cuyo interior había arena

El robot de los Tedax examina la mochila de Capitán Haya. Ampliar foto
El robot de los Tedax examina la mochila de Capitán Haya.

Los técnicos en desactivación de explosivos (Tedax) han acordonado los alrededores de la Fiscalía de Madrid a primera hora de la noche, en la calle del Capitán Haya y cerca de los juzgados de la plaza de Castilla, al haberse hallado una mochila que estaba abandonada en los alrededores. Los agentes han decidido explosionarla ante el riesgo de que contuviera un artefacto, ha confirmado una portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Al final se ha demostrado que se trataba de una olla que simulaba una bomba y en cuyo interior había arena. Ha sido remitida a los laboratorios de Policía Científica para estudiarla al detalle e intentar detener al autor de la colocación.

El supuesto artefacto sospechoso se encontraba junto a un Ford Fiesta rojo que estaba estacionado en la zona de seguridad de la Fiscalía, en el número 53 de Capitán Haya. El edificio ha sido desalojado hacia las siete de la tarde.

Según fuentes de la Jefatura de Policía, un hombre se ha bajado de una moto, ha cruzado la calle y ha dejado la mochila junto a la Fiscalía. Después se ha marchado de la zona. Ha sido un vigilante de seguridad el que ha alertado a la policía al ver la maniobra por las cámaras de televisión. Al lugar se han desplazado varios coches patrulla y ambulancias del SAMUR, que están en la zona por si es necesaria su actuación.

Fuentes policiales han explicado que los perros especializados no han detectado en principio ningún componente explosivo, pero los Tedax la han explotado a las 21.46 para evitar cualquier riesgo. También han montado un perímetro de seguridad y lo han aumentado en los últimos minutos. Han cortado la circulación viaria en la zona y han pedido a todos los vecinos mediante altavoces que bajaran las persianas para que no se rompieran los cristales. Los agentes que están en la zona han pedido a la gente que se marche o que se refugie en los edificios colindantes para evitar los posibles daños causados por la onda expansiva. Se ha notado un pequeño temblor en el suelo.

Tras la primera deflagración, los agentes han comprobado que había una olla de la que salían cables. Los Tedax han efectuado una segunda explosión controlada sobre la mochila a las 22.50, según fuentes policiales.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram