Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TSJA pide consenso para el reparto del ‘caso Betis’ y el de los ERE

Los tres jueces sugerirán el lunes al alto tribunal la división idónea de las causas

La magistrada Mercedes Alaya, en los juzgados sevillanos. Ampliar foto
La magistrada Mercedes Alaya, en los juzgados sevillanos.

“Están hablando y seguirán hablando”. El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Lorenzo del Río, ha pedido consenso a los tres jueces adscritos al Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla que investiga el caso Mercasevilla,el del Betis y el de los ERE fraudulentos, para lograr un reparto sensato de estas tres causas por corrupción y delito societario. El objetivo es agilizar sus complejas instrucciones, ralentizadas durante los últimos seis meses por la prolongada baja laboral de la juez Mercedes Alaya.

La instructora ha regresado esta semana como titular al juzgado, donde ya llevan varias semanas los jueces de adscripción territorial Ana Rosa Curra, que ha investigado los ERE, y Rogelio Reyes, que ha indagado la anterior gestión del Betis por Manuel Ruiz de Lopera. Y tras aflorar tensiones hasta ahora soterradas entre los magistrados, el TSJA ha instado al diálogo para hallar una propuesta única de reparto que pueda ser aprobada el próximo martes por la Sala de Gobierno del alto tribunal.

El objetivo es que este fin de semana se cierre la propuesta más adecuada que zanje estas tensiones, precipitadas al avanzar Alaya, famosa por su fuerte personalidad, su intención de acaparar las causas más importantes e incluso las guardias del juzgado. “Estoy convencido de que habrá una propuesta sensata”, ha expresado esperanzado Del Río.

Tras la reunión de una hora en la Audiencia de Sevilla, Alaya ha salido sola en una dirección y a continuación Curra y Reyes, juntos, en la dirección opuesta. El presidente del TSJA ha expuesto con diplomacia las discrepancias entre los magistrados: “Siempre hay un matiz lógico y luego se verán los argumentos discordantes (...) Valoramos todas las opiniones (...) Es muy importante que hablen”. Del Río ha deslizado entre líneas que confía en evitar tres escritos de propuestas de reparto, y ha explicado que ha encargado a Alaya que redacte la propuesta consensuada debido a su mejor conocimiento de las causas que instruye desde hace entre cinco y tres años.

La baja por enfermedad de Alaya ha trastocado una instrucción que se multiplica en todas las direcciones. Al investigarse 10 años de gestión, las pesquisas tropiezan con un nuevo delito cada cierto tiempo. Y el número de imputados crece al mismo ritmo que el número de delitos.

Al tratarse los ERE fraudulentos del mayor caso de corrupción investigado en Andalucía, con una gran trascendencia en la arena política aunque esta haya remitido últimamente, el parón de las declaraciones judiciales de los imputados ha afectado de lleno a la causa. Esa reactivación será más eficaz con seis manos para todos los asuntos y derivadas del juzgado, lo que permitiría una mayor eficacia y agilidad. Pero esta intención de dar presteza a la justicia, tan mermada de refuerzos, se ha topado con un complejo equilibrio de egos.