Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARLOS CONDE

“Dimitir ahora sería un suicidio”

El rector de la Politécnica se enfrenta a los últimos días de una negociación por los recortes

Si no alcanza un acuerdo antes del sábado, planteará hasta 300 despidos

El rector Carlos Conde, en su despacho.
El rector Carlos Conde, en su despacho.

A punto de cumplir un año de mandato como rector, Carlos Conde admite pasar su momento “más difícil”. La Universidad Politécnica (UPM) prevé un plan de ajuste con rebajas salariales o 301 despidos. La mesa de negociación se cerró sin acuerdo. El sábado se celebra el Consejo de Gobierno en el que se aprobarán los recortes. Está en el tiempo de descuento.

Pregunta. ¿Qué se puede cerrar esta semana que no haya ocurrido ya?

Respuesta. Esperamos propuestas serias de los representantes de los trabajadores, no ideas voluntaristas como que vaya a haber jubilaciones. Hay que ser riguroso.

P. Ustedes gestionan la universidad y son quienes deberían buscar alternativas a 300 despidos.

R. Pueden ser despidos, rebajas salariales o una combinación de ambas. Los porcentajes deberían decidirlos los representantes de los trabajadores. Espero que se mojen o llevaré mi propuesta al Consejo de Gobierno.

P. ¿Una propuesta distinta?

R. No mucho. El recorte de salarios, en algunos casos, exige acuerdos con los representantes. Si no los hay, plantearé esta solución, que es la peor, pero la única posible sin consenso.

P. Dijeron que el tope para aprobar el presupuesto era el 28 de febrero y ahora es el 9 de marzo. ¿Podrían volver a aplazarlo?

R. No deberíamos. El decreto 14/2012 [aprobado por el Ministerio de Educación en abril] establece que una universidad con remanente de tesorería negativo no puede recibir transferencias de la Comunidad Autónoma si no aplica antes medidas de reducción de gasto.

P. El límite era marzo.

R. Sí. Demorarlo más puede poner en riesgo las nóminas de marzo. Si no se aprueba el presupuesto y se toman medidas ya, habrá 5.500 familias que no cobrarán. La UPM no quiere ni un despido, pero la alternativa, insisto, es no cobrar antes o después.

P. Cuando dijo en una carta interna que peligran las nóminas, ¿se refería a esto?

R. Aparte del decreto, la Comunidad aprobó un recorte a las universidades que, en nuestro caso, es de 39 millones. Si no tomamos medidas, podremos aguantar un mes o dos, pero en algún momento no habrá dinero. La otra vía es incrementar ingresos, pero no pasa de la noche a la mañana, necesitamos unos años.

La alternativa a los 300 despidos es que 5.500 familias no cobren este mes

P. ¿Hasta qué punto se ha opuesto a ese recorte regional?

R. Lo he pedido a la Administración, lo han solicitado los grupos parlamentarios... La universidad no es el único sitio donde ocurre. No estoy de acuerdo con los recortes, y mucho menos a esta velocidad. Cuando nos reunimos con el presidente de la Comunidad de Madrid, le pedimos tiempo para generar ingresos.

P. Con estos recortes y a esta velocidad, como usted dice, ¿corre riesgo la universidad?

R. Sí, mucho. Puede quedarse muy mermada en recursos humanos para nuevas actividades. En esta universidad no sobra nadie. Lo previsto en estos 300 despidos es generar una bolsa de trabajo e intentar recuperarlos. Las cuentas regionales basadas en las matrículas han hecho especial daño a esta universidad.

P. ¿Más que al resto?

R. Sí, por dos motivos. La Comunidad ha calculado más ingresos porque el curso pasado hubo más créditos en segunda y posteriores matrículas —por los que se paga más— de los que realmente ha habido este curso. Y porque el dinero que necesitamos para salarios y seguros sociales es superior al que nos da la Comunidad.

P. ¿Tienen más personal del que pueden pagar?

R. No sabría explicarle los motivos pero ocurre, al menos, en los últimos ocho años.

P. Usted formaba parte del equipo rectoral entonces. ¿Por qué no tomaron medidas?

R. A toro pasado es muy fácil.

P. ¿Admite el error?

R. Claro que ha habido errores, de todos. De la Comunidad por autorizarlo, de la universidad por no tomar medidas a tiempo, y de las partes sociales, que pedían más complementos.

P. Pero la responsabilidad de las cuentas es del Rectorado, debieron cambiarlo ustedes.

R. Eran unos cuatro millones que podíamos pagar. El problema es cuando bajan 39 millones de una vez.

P. ¿Si hubieran tomado medidas entonces se habrían ahorrado los despidos ahora?

R. No lo sé. No sé si la universidad sería la que es. No eran trabajadores ociosos, han contribuido a que haya más alumnos y más apoyo. Creo que las decisiones que se tomaron son correctas, pero a lo mejor habrían sido distintas si hubiéramos sabido lo que sabemos hoy. [SE PAGA MÁS]

P. Su decano de INEF dimitió y lo achacó a los recortes. ¿Se lo ha planteado usted?

R. No. Hay que ser responsable. Cuando el barco corre peligro de hundirse porque va a chocar con un iceberg, no es el momento de saltar, sino de intentar evitarlo. Después habrá que evaluar daños, pero dimitir ahora sería un suicidio institucional.

P. En esa evaluación posterior, ¿contemplará irse? Le pregunto porque una de las promesas de su programa electoral era la estabilidad de la plantilla, y no la cumplirá si hay despidos.

R. No lo sé. Mi objetivo ahora es llegar al sábado. El lunes vendrá y habrá que evaluar muchas cosas. No he tirado la toalla, aún creo que es posible el acuerdo. No descarto nada, pero tampoco estoy pensando en eso.

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram