Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación abre la puerta a 33 alumnos por aula

Los padres rechazan la posibilidad de aumentar la ratio que recoge la nueva orden de escolarización

Si parecía mucho 30 alumnos en un aula, y más si se trata de educación infantil, el curso próximo podrá haber en la Comunidad Valenciana clases de 33 niños y niñas. Eso es lo que refleja sobre el papel la nueva orden de admisión de alumnos que este lunes ha pasado por la Mesa de Padres (reúne a las familias de alumnos y a la Administración) y  ha suscitado la alarma de la Confederación Gonzalo Anaya. 

La Administración abre esa posibilidad "cuando sea necesario para atender las necesidades inmediatas de escolarización del alumnado de incorporación tardía", circunstancia que permitirá a la Dirección Territorial, según se recoge en el artículo 56 de la orden, "dictar resolución motivada acordando un incremento del número máximo de alumnos por aula, de conformidad con lo establecido en el artículo 30, 4º del Decreto 33/2007".

"Hasta un 10 %" de incremento del número máximo de alumnos por aula admitía ese decreto de 2007, en los "centros públicos y privados concertados". Pero la diferencia de contexto era notable entonces, ya que en 2007 ese número máximo estaba fijado en 25. Ahora, en cambio, el máximo se fija en 30.

Como solución para evitar esta saturación, la Confederación Gonzalo Anaya ha propuesto en la Mesa de Padres mantener la reserva de plazas para el alumnado con necesidades de apoyo educativo durante todo el curso, de manera que estas aulas admitirían sólo 27 alumnos por aula, con tres plazas vacantes para la incorporación tardía de alumnos.  Con esta reserva se conseguiría un doble objetivo. Primero, garantizar que "las aulas tengan plazas para los alumnos que se incorporan durante el curso".  Y, segundo, que no haya aula de Infantil y Primaría que "supere la ratio, ya de por sí excesiva de 30 alumnos en los centros educativos”, destaca la presidenta de la confederción, María DoloresTirado.

Se da la circunstancia de que el tope de 30 alumnos por aula ya ha sido superado el presente curso en un colegio de Náquera, donde 31 alumnos han estado escolarizados en un aula de infantil hasta que, días atrás, la consejería cedió a las protestas de los padres, que habían llegado a recurrir al Síndic de Greuges para resolver la anomalía. Finalmente, la Administración accedió a desdoblar este aula en dos.