Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior acusa a Repsol de ocultar un vertido de entre 4.500 y 6.000 toneladas

PSC e ICV piden que el Parlament investigue la fuga de nafta ocurrida en octubre

El consejero de Interior de la Generalitat, Ramon Espadaler, acusa a Repsol de no comunicar a tiempo a su departamento un vertido de entre 4.500 y 6.000 toneladas de material contaminante ocurrido a finales del pasado mes de octubre en la refinería que la empresa tiene en La Pobla de Mafumet (Tarragonès). El incidente se produjo al resquebrajarse un conducto de las instalaciones que contenía nafta, un compuesto muy volátil e inflamable de hidrocarburos obtenido a través del procesamiento del petróleo.

Repsol estima en 4.500 toneladas la nafta vertida, mientras otras fuentes cifran la fuga en 6.000 toneladas. “La empresa no comunicó el incidente. En el momento oportuno no fue comunicado y por tanto no se pudo actuar hasta que no se tuvo conocimiento de él”, dijo Espadaler el pasado jueves cuando estaba finalizando en el Parlamento catalán una sesión ordinaria de la Comisión de Interior.

la Fiscalía de Tarragona y los Mossos d'Esquadra investigan si la nafta ha podido filtrarse durante estos meses al subsuelo

Un portavoz de Repsol, por su parte, mantiene que cuando se produjo el vertido no vieron la necesidad de notificarlo a Interior, pero sostiene que avisaron “inmediatamente” a la Agencia Catalana del Agua (ACA), organismo dependiente del Departamento de Territorio y Sostenibilidad. Según detalla Repsol, la empresa reparó el conducto al cabo de dos días y confinaron la nafta. La empresa está trabajando desde octubre sobre el terreno para retirar las toneladas de producto contaminante, ha abierto nuevos pozos en la tierra para extraerlo y ya se ha “limpiado entre el 80 y el 90%” de la nafta desparramada, que en “ningún caso” ha afectado al río Francolí, sostiene la empresa petrolera.

Sin embargo, la Fiscalía de Tarragona y los Mossos d'Esquadra investigan si la nafta ha podido filtrarse durante estos meses al subsuelo de las fincas aledañas porque diversos agricultores de la zona han alertado a la petrolera y a las Administraciones tras haber notado “olor” de hidrocarburos en sus canalizaciones de agua.

Por su parte, la Dirección de Calidad Ambiental de la Generalitat ha abierto un expediente de responsabilidad ambiental a Repsol, y también ha abierto un expediente a la compañía la Agencia Catalana del Agua (ACA), informaron fuentes del Departamento de Territorio y Sostenibilidad. Estos días la ACA está realizando controles en los acuíferos y pozos de la zona para determinar el alcance del vertido.

El PSC ha pedido abrir una investigación exhaustiva sobre el episodio y pedirá la comparecencia en el Parlament de Espadaler y del consejero de Territorio y Sostenibilidad, Santi Vila. “Es el vertido más grande que ha habido en la refinería de Repsol y aún están trabajando en el problema. Todas las empresas químicas saben que cuando hay un incidente deben avisar al 112 y a la Delegación de la Generalitat. ¿Por qué no se activo ningún plan de emergencia?”, se pregunta Xavier Sabaté, diputado del PSC en el Parlament.

Sabaté denuncia el desconocimiento de la cantidad exacta de producto vertido y de las afectaciones que ha producido el incidente. “Han pasado cuatro meses, si no esclarecemos el asunto se sentará un precedente muy grave”, afirma el diputado socialista.

Iniciativa per Catalunya-Verds (ICV) pide, además, la comparecencia en la Cámara catalana del anterior consejero de Interior, Felip Puig. La parlamentaria ecosocialista Hortènsia Grau anuncia que su grupo ha solicitado también las comparecencias del presidente ejecutivo de Repsol, Antoni Brufau, y del director del complejo industrial de la empresa en Tarragona, Joan Pedrerol.