Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vives aplaza las obras del túnel de Glòries al próximo mandato

El desmontaje del paso elevado comenzará en noviembre

Antoni Vives.
Antoni Vives.

Túnel debajo de la plaza de las Glòries este mandato. Esta fue la petición clamorosa de las asociaciones de vecinos que conforman la comisión de seguimiento de la reforma de la zona. Los representantes vecinales se reunieron el martes con el equipo de Hábitat Urbà y los partidos. En la reunión, el Consistorio confirmó el enésimo cambio en el calendario de las obras: la construcción del paso subterráneo será tarea del ganador de las próximas municipales, el concurso internacional para la plaza se fallará en diciembre y el paso elevado se comenzará a desmontar en noviembre.

Los vecinos temen que si no se empiezan las obras del túnel con celeridad la reforma se postergará aún más. “Dejar la ejecución de los túneles para el 2015 es hacer un brindis al sol al proyecto”, se quejó ayer Miquel Catasús, líder vecinal de Clot-Camp de l'Arpa. La decisión, que les explicó Antoni Vives (CiU), el tercer teniente de alcalde, está justificada por el presupuesto. Desde Hábitat Urbà recordaron que la falta de unas cuentas obliga a poner la inversión entre interrogantes.

Lo cierto es que el Ayuntamiento envía la partida más consistente al próximo mandato. El túnel costaría según las previsiones unos 205 millones de euros. Para los dos próximos años, sin embargo, se plantea destinar unos 37 millones este mandato al derribo del anillo, a los cambios en los viales para esponjar el tráfico —algunos ya están en exposición pública— y al concurso internacional para decidir el diseño de la plaza.

El temor de los vecinos es justificado. Desde que en 2007 se firmara el Compromís per Glòries —el pacto político que diseñaba el futuro de la plaza— los habitantes de los barrios de Poblenou, Fort Pienc, Clot-Camp de l'Arpa y Sagrada Família han vivido la deriva de la voluntad municipal. El último retraso fue provocado por la decisión del Gobierno de Xavier Trias de hacerle cambios al proyecto. La oposición, sin embargo, le obligó a respetar el consenso.

Desde el Consistorio explican que el nuevo calendario es “más realista” y que el anillo se comenzará a derrumbará en noviembre. El retraso de seis meses en el concurso se debe, dicen, a trabajos adicionales para incorporar las sugerencias de vecinos y partidos. Vives reveló que uno de los jurados será Jaime Lerner, exalcalde de Curitiba (Brasil).

Otro de los problemas es el de los equipamientos. El Ayuntamiento insiste que su prioridad es la escuela de los Encants, en barracones, y que ha de construir la Generalitat. Los vecinos, aseguró Catasún, esperan que esta voluntad se vea reflejada en un mecanismo como el que se utilizó para desencallar la escuela Mediterránea. Es decir, que la construya Barcelona y después la Generalitat pague. El PP criticó la falta de exigencia de Trias frente al Gobierno catalán para tener los equipamientos prometidos.

Iniciativa acusó al alcalde de “esconderse detrás de argumentos técnicos” para no sacar adelante el plan. Desde el PSC, la edil Assumpta Escarp instó a Vives a llevar un plan de inversiones sobre Glòries para que sea aprobado en el plenario. UpB apuesta por hacer primero el túnel, pero respetarán el acuerdo.