Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las deficiencias en la gestión sanitaria cuestan 2.752 muertes al año, según UGT

La cifra es el resultado de un análisis del sindicato a partir de datos oficiales

Unas 40.700 personas fallecen al año en la Comunidad Valenciana

Las deficiencias en la gestión sanitaria de la Generalitat se traducen en la muerte prematura de 2.752 valencianos, según un informe elaborado por la Federación de Servicios Públicos (FSP) de UGT. En el año 2011, el último con registros completos, fallecieron 40.788 personas en la Comunidad Valenciana, según el Instituto Nacional de Estadística.

El sindicato explica que estos fallecimientos obedecen a la suma de factores como "la falta de políticas eficaces para la prevención de la salud, la escasez y precariedad laboral del personal sanitario, la saturación de todos los escalones desde la atención primaria a la atención especializada y hospitalaria o las demoras en las citas con el especialista o las pruebas diagnósticas". También a "la escasez de camas hospitalarias, de unidades de cuidados intensivos y de quirófanos, las altas prematuras de pacientes hospitalizados o las infecciones intrahospitalarias".

El estudio y sus conclusiones responden a una interpretación de informaciones obtenidas de distintas fuentes (presupuestos, tablas del Ministerio de Sanidad, del INE, la OCU...)  elaborada por un equipo de profesionales sanitarios vinculados a la FSP. Entre los datos que se reflejan en el documento Cuestión de vida o muerte. Análisis comparativo del sistema público de salud de la Comunidad Valenciana y su impacto sobre la salud de la ciudadanía, los autores plantean que la financiación por habitante en sanidad en el territorio valenciano es un 12,4% inferior a la media estatal. Pero, además, la eficiencia en la gestión económica del presupuesto es un 19% más baja comparada con la media del resto de administraciones sanitarias. 

"Los números oficiales muestran de forma objetiva e incontestable el devastador panorama del sistema público de salud de la Comunidad Valenciana, el escaso esfuerzo presupuestario público, los errores en la planificación y en la gestión, y sus pobres niveles de eficacia y eficiencia, que provocan cada año el fallecimiento prematuro de miles de valencianos", concluye el documento.