Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Galicia recibirá 1.300 millones de euros menos de la UE hasta 2020

Feijóo habla de “magnífica noticia” frente a las moderadas críticas del PSOE

Galicia recibirá entre 2014 y 2020 unos 1.300 millones de euros menos de fondos europeos que en los últimos siete años, un 40% menos. Esa es la repercusión gallega de los acuerdos alcanzados en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno celebrada ayer en Bruselas y que certifican que la comunidad autónoma es más rica que hace siete años pero no tanto como para dejar de recibir ayudas.

 El nuevo presupuesto plurianual de la Unión Europea será un 3% inferior al precedente y rondará los 960.000 millones de euros. Al reducirse su total, también merman las partidas para territorios y sectores concretos. Además, Galicia ha pasado en estos años de un Producto Interior Bruto (PIB) inferior al 75% de la media europea a superar ligeramente el 90%. Estaba abocada así a perder la mayoría de las ayudas comunitarias. Pero para que eso no sucediera tanto la Xunta como el Gobierno central llevan dos años presionando para lograr lo que denominaron una “red de seguridad” que permitiese un “aterrizaje suave”.

El objetivo inicial era mantener entre 2014 y 2020 “dos tercios” de los 3.300 millones llegados en el periodo anterior a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) y el Fondo Social Europeo (FSE), destinados a infraestructuras y políticas de empleo, respectivamente. Ese 66% habría permitido recibir 2.200 millones, pero pronto quedó claro que las presiones de países nórdicos, encabezados por Reino Unido, para reducir el presupuesto total obligarían también a reducir los fondos regionales. En noviembre se llegó a plantear un 57%, lo que habría supuesto 1.900 millones, por lo que el resultado final del 60% y 2.000 millones fue acogido ayer por la Xunta como “una magnífica noticia”, en palabras del presidente, Alberto Núñez Feijóo.

El director general de Relacións Exteriores, Jesús Gamallo, matizó que ahora la Xunta espera rascar algo más en partidas sectoriales para desarrollo rural, pesca o empleo juvenil, que recibe España de forma no territorializada.

Desde el PSOE, que en su última etapa en el Gobierno central apoyó la cifra del 66% para la “red de seguridad”, hay críticas matizadas al 60% finalmente obtenido. El secretario general del PSdeG, Pachi Vázquez, y el eurodiputado gallego Antolín Sánchez Presedo lamentan la caída global de los presupuestos comunitarios y censuran que “Galicia pierde porque no se apuesta por el crecimiento, no se apuesta por el empleo”. Pero es una crítica genérica al pensamiento de austeridad imperante en Europa. Porque sobre la cantidad concreta que recibirá Galicia, Presedo indicó que “dos terceras partes sería lo razonable, eso es el suelo, todo lo que baje de ahí será negativo”, limitando así su crítica a los 200 millones menos que supone bajar de 66% al 60%. AGE y BNG no hicieron ayer públicas sus posturas.