Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Círculo de Economía pide diálogo y defiende una “consulta legal” en Cataluña

El 'lobby' que preside Josep Piqué reclama "diálogo" y que se valore reformar la Constitución

La institución rechaza las medidas fiscales acordadas por CiU y ERC

El exministro afirma: "Jamás he visto ningún sobre"

El presidente del Círculo de Economía, Josep Piqué.
El presidente del Círculo de Economía, Josep Piqué. EFE

El Círculo de Economía, el lobby barcelonés que preside el exministro Josep Piqué, entró este martes en el debate territorial de Cataluña. Tras constatar la “inaceptable falta de diálogo político” entre los ejecutivos de Madrid y Barcelona, la institución abogó en una nota de opinión por un “diálogo sin ningún apriorismo” que permita pactar una “reformulación” del actual modelo autonómico, aunque para ello se requiera una “reforma de la Constitución”. Ese acuerdo tampoco debe excluir, según el Círculo, una “consulta ciudadana”, eso sí, “legal y pactada” y dentro de un “proceso leal, riguroso y profundo de debate”. “No debe plantearse como un punto de partida ni como un punto de llegada, sino como un punto de encuentro”, aseguró Piqué.

 Las notas de opinión del Círculo reflejan los complejos equilibrios que se alcanzan su junta directiva. Un órgano en el que conviven perfiles tan dispares como Josep Oliu (Banc Sabadell), Artur Carulla (Agroalimen), Jordi Gual (La Caixa), José Manuel Lara (Planeta), Ferran Rodés (Havas), Marc Puig (Puig) y Àngel Simon (Agbar), e intelectuales y académicos, como Antón Costas, Josep Ramoneda, Joan B. Culla y Alfredo Pastor. De hecho, Piqué explicó que la última nota se empezó a trabajar tras las elecciones del 25-N. Esos comicios, según el Círculo, confirmaron la tendencia de caída de los grandes partidos, que también se observa ahora en las encuestas.

Tras las elecciones, en su opinión, se abre una etapa que obliga a “iniciar una fase de diálogo y gestión del problema” que compromete a ambas partes: desde Cataluña “se debe entender que solo con una gran mayoría de la sociedad” se puede alcanzar un “nuevo marco estable de relación política”, mientras se llama al resto de España a dialogar sin tabúes. “Debemos buscar una renovación del pacto con un diálogo leal”, reclamó Piqué. Por la tarde, en Madrid, el exministro aseguró que considera que la independencia sería una “catástrofe”, pero que cualquier planteamiento democrático y legal es “legítimo”.

El Círculo, pues, reconoció el conflicto y la necesidad de hallar soluciones, pero señaló cuál es, en su opinión, la prioridad: la salida de la crisis, que no puede quedar en un “segundo plano” por la “intensidad” del debate territorial. El lobby, que reúne a empresarios e intelectuales, se mostró muy crítico con las medidas fiscales acordadas por Convergència i Unió y Esquerra Republicana para investir a Artur Mas. “Las medidas de los pactos no están orientadas a mejorar la competitividad empresarial, sino a aumentar la presión fiscal”, lamentó el presidente del Círculo, quien recordó que “todas las instituciones económicas” catalanas ya habían denunciado esos pactos.

Los acuerdos CiU-ERC son la primera causa de “sorpresa” para el Círculo, que considera que las propuestas fiscales se alejan e incluso “son contrarias” a “las políticas que hasta ahora ha defendido” CiU. La segunda razón del estupor, según Piqué, es que después del pacto de Gobierno entre las dos fuerzas, una de ellas se erija como la jefa de la oposición.

El Gobierno de Artur Mas sí halló el apoyo del Círculo en la demanda de redefinir los objetivos de déficit para las comunidades autónomas, ahora del 0,7% del producto interior bruto (PIB). Piqué señaló que si la Comisión Europea relaja las metas para España, el Gobierno de Mariano Rajoy debería hacer lo propio con los límites para las comunidades. Pero si Bruselas no da su brazo a torcer, también. “Hay que abrir una reflexión sobre la redistribución. La situación de la tesorería de la Administración es grave y no es abordable solo con anticipos, sino también con el reparto de los sacrificios de cada uno”, dijo Piqué.

Las notas de opinión del Círculo han provocado a menudo malestar en el Gobierno de CiU porque no coinciden con sus planteamientos. Ayer, sin embargo, el Ejecutivo catalán recibió la nota como un aval a sus reivindicaciones ante el Gobierno central. Aunque la entidad rechaza apriorismos como que la consulta deba celebrarse forzosamente, el Gobierno catalán valora que el Círculo apoye el derecho a decidir. “Es significativo que el Círculo de Economía diga que está a favor de una consulta legal sobre el derecho a decidir. Es una noticia que el Govern valora positivamente, como cuando lo han hecho sindicatos o patronales”, subrayó el consejero de Presidencia, Francesc Homs.

El también portavoz del Ejecutivo reconoció que “llama la atención” que una institución de prestigio como el Círculo se muestre ahora a favor de la convocatoria de una consulta ciudadana, mientras que otras Administraciones como el Gobierno central se encuentran “en las antípodas” de este planteamiento.