Nissan adjudica a Barcelona la fabricación de un nuevo coche

El turismo creará mil empleos directos y 3.000 indirectos y asegura la viabilidad del centro Mas dice que la adjudicación prueba que no solo trabaja por la soberanía La dirección ambiciona superar la producción de 200.000 vehículos anuales

El presidente de la Generalitat, Artur Mas (c), y el consejero de Empresa de la Generalitat, Felip Puig (d), hablan hoy con trabajadores de la planta Nissan de la Zona Franca de Barcelona.
El presidente de la Generalitat, Artur Mas (c), y el consejero de Empresa de la Generalitat, Felip Puig (d), hablan hoy con trabajadores de la planta Nissan de la Zona Franca de Barcelona.TONI ALBIR (EFE)

El culebrón de Nissan terminó ayer con final feliz. La matriz de la multinacional japonesa confirmó que la planta de la Zona Franca de Barcelona fabricará a partir de julio de 2014 un nuevo turismo de la marca. Lo anunció ayer por la mañana el responsable de Operaciones Industriales de Nissan en España, Frank Torres, quien aseguró que la llegada del vehículo permitirá “evitar” nuevos expedientes de regulación de empleo en 2013 y 2014, aunque empeoren las perspectivas del sector. De entrada, la fabricación de las 80.000 unidades anuales de la camioneta atraerá una inversión de 130 millones de euros y permitirá crear 1.000 empleos directos y 3.000 indirectos.

La adjudicación se produce seis días después de que los sindicatos —SIGEN-USOC, CC OO y UGT— y la empresa firmaran un plan que prevé una rebaja salarial del 20% para los nuevos empleados, aunque el acuerdo blinda a la actual plantilla, por antigüedad, en caso de futuros despidos. El coche llega a Barcelona después de seis meses de negociaciones que se rompieron en numerosas ocasiones y en el transcurso de las cuales la empresa llegó a dar el coche por perdido.

Más información
Acuerdo entre los sindicatos y Nissan para fabricar un coche en Barcelona
Nissan responde a los sindicatos que “van tarde”
La negociación en Nissan vuelve a romperse

SIGEN-USOC, la fuerza mayoritaria en el comité de empresa de Nissan, celebró el “salto estratégico” que supone esa adjudicación para la planta de Barcelona, puesto que permitirá diversificar su actividad. Ahora, esta se centra en producir vehículos industriales y todoterrenos para el sur de Europa, precisamente uno de los mercados más tocados en la actual recesión.

En el proceso tuvo que mediar la Generalitat, en especial cuando las conversaciones entre las partes estaban encalladas. El presidente del Ejecutivo catalán, Artur Mas, aseguró que la consecución de la camioneta demuestra que la Generalitat “ha destinado tantas horas a Nissan como a otras cosas”, en alusión a quienes, según él, “a veces se ofuscan y solo ven procesos soberanistas”. El presidente agregó que la adjudicación es “una inyección de moral” en un momento de “autoestima baja” y demuestra que Cataluña es “un país fiable y atractivo y capaz de resolver problemas”.

 Hasta la llegada del vehículo, no obstante, no son pocas las voces que han puesto el grito en el cielo. Los directivos de Nissan aseguraban en enero que Barcelona es la planta más cara del sector en Europa y que si los sindicatos no cedían se encaminaba a una “una muerte lenta”. Desde la patronal Anfac, su vicepresidente, Mario Armero, dijo que la de Zona Franca era la planta más vulnerable del continente por su poca competitividad. El profesor de Iese Pedro Nueno acusó a los sindicatos “de no entender la situación” de “quedarse obsoletos”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El nuevo turismo, el Invitation, es un cinco puertas compacto con ambición de superventas, equivalente al Golf de Volkswagen o el Focus de Ford. La fabricación supondrá una enorme inversión, porque habrá que crear una nueva línea de producción ya que la planta de la Zona Franca solo produce furgonetas y todoterrenos. La planta, pues, quedará en una buena posición estratégica al ampliar la gama productiva.

El profesor del Iese Antoni Subirà apunta que, más allá de la creación de empleo, la fabricación de un turismo “consolida la fábrica de Barcelona”. Los turismos son más complejos de fabricar que las furgonetas que se producen ahora, pero también es cierto que las ventas de los vehículos industriales se han desplomado: bastante tienen las empresas con sobrevivir, no están por renovar sus flotas de vehículos.

Hasta la crisis del coche, Zona Franca atravesaba un momento dulce tras la grave crisis que cerró hace cuatro años con dos regulaciones de empleo consecutivas. A finales de este año la fábrica barcelonesa comenzará la producción en exclusiva para todo el mundo del modelo eléctrico de la furgoneta NV200. Con este vehículo y la pick up One Tone la planta tocará el techo de producción de dos turnos diarios, 140.000 unidades anuales.

Pero Frank Torres ambiciona recuperar el tercer turno y superar así los 200.000 vehículos fabricados. El directivo recordaba en septiembre que el plan global de Nissan para 2011-2016 incluye dar un gran salto, de 4,5 millones de unidades a 7 millones y el lanzamiento de 54 nuevos modelos. Y Barcelona quiere participar.

Tampoco puede olvidarse en esta crisis que ahora termina la división sindical. Ninguno de los tres sindicatos que se han sumado al pacto quería ser los primeros en dar el sí. Finalmente lo hizo SIGEN-USOC, y antes de oficializar su apoyo, CC OO y UGT escenificaron la votación de lo que llamaron una propuesta alternativa para sumarse in extremis.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS