Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Varios centros de discapacitados de Alicante se suman al encierro por impagos

Reclaman la deuda del Consell y 270.000 euros en subvenciones paralizadas por los recortes

Cinco centros dedicados a la discapacidad y a las enfermedades mentales en la provincia de Alicante se han unido este martes al encierro que ya viven los trabajadores del centro San Pascual de Ibi y los de AFEMA (Asociación de Familiares de Enfermos Mentales de Alicante) por lo impagos de la Generalitat Valenciana. El encierro que hoy comienzan los trabajadores de estos centros se prolongará al menos hasta el 31 de enero, fecha en la que está anunciado que la Consejería de Bienestar Social pague parte de la deuda.

Los centros que se unen a los encierros son el de Asprodis, en Elda; el Centro de Día El Puente, de Aspe; el centro San Rafael, en la Santa Faz de Alicante; y el centro ocupacional Maigmó, de San Vicente del Raspeig. Los trabajadores de la federación alicantina de asociaciones pro minusválidos psíquicos (Upapsa) también secundarán el encierro junto a los de Elda, así como las diputadas de Esquerra Unida, Esther López Barceló, y la portavoz socialista de la ejecutiva provincial del PSPV, Elena García.

Los nuevos centros que se suman al encierro piden, además del dinero que se les adeuda, la paralización del recorte previsto por la Generalitat del 9% del presupuesto para todo tipo de programas y subvenciones, aproximadamente unos 250.000 euros, que los centros ocupacionales utilizan para organizar sus cursos.

Los trabajadores de AFEMA cumplirán cinco meses sin cobrar si la Consejera de Bienestar Social, Asunción Sánchez Zaplana, no cumple su promesa de pago antes de febrero. Llevan ya ocho días encerrados como protesta.

La consejería adeuda a AFEMA unos 300.000 euros, aunque según el presidente de la asociación, Alfonso Rodríguez, se pagará el total de la deuda en las fechas que la consejera señaló. Sin embargo, aseguró no saber "nada" de las consejerías de Sanidad y Empleo, que mantienen un "silencio total" sobre los 105.000 euros que adeudan a la asociación.

A finales del año pasado, asociaciones de discapacitados realizaron varias marchas a pie hasta Valencia para decir que se encuentran "al límite". La última de ellas, que partió desde el centro de autistas de Alicante, acabó el día 24 de diciembre con una vigilia frente a la catedral de Valencia.