Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aquella otra cubierta para Las Ventas

El fracaso del techo móvil de la plaza invita a prestigiosos arquitectos a reivindicar una original solución propuesta hace años por el madrileño Carlos Hurtado

Maqueta del proyecto de Hurtado Casanova. Ampliar foto
Maqueta del proyecto de Hurtado Casanova.

La bolsa del pan. Un objeto sustituido en la mayoría de los hogares por envolturas de papel, bolsas de plástico y paneras fue la fuente de inspiración del arquitecto sexagenario Carlos Hurtado Casanova para su proyecto de cubrir la plaza de toros de Las Ventas. Como aquella bolsa de tela que se cerraba tirando de los extremos de dos cuerdecillas, su invento quedó en el olvido. Hasta el lunes, cuando de madrugada se vinieron abajo las 160 toneladas de la cubierta ideada por el equipo de ingenieros contratados por Warner Music –la empresa que asumía los cuatro millones de euros de la cubierta a cambio de usar exclusivamente el espacio para sus eventos los tres próximos años-- y que pretendía inaugurarla con una gran fiesta de miles de personas, este jueves. Por suerte no hubo que lamentar daños, ni personales ni materiales, pero de momento ni cubierta, ni fiesta, ni bolsa del pan. La Comunidad de Madrid ha dado una zancada atrás en su intento de optimizar este emblemático coso taurino declarado Bien de Interés Cultural desde 1994.

Sin embrago, la idea que Hurtado patentó en 1999, conocida también como “cubierta esfínter”, cobra cierto protagonismo después de lo ocurrido. Y abre y profundiza en un debate en el que ya participan arquitectos de la región.

Se la descubrió, antes de morir en 2008, el reconocido arquitecto español Fernando Higueras, amigo y compañero de promoción del autor del supuesto ingenio arquitectónico. Higueras, a su vez, le habló del proyecto de Hurtado a otro arquitecto, Josemaría Churtichaga (Churtichaga + Quadra Salcedo Arquitectos). Y éste aprovechó una invitación a un reciente foro celebrado en Las Ventas por Taurodelta, los gestores del ruedo, para presentarlo en sociedad, a modo de curiosidad y a sabiendas de que el proyecto de cubrimiento ya había sido encargado.

“Es una idea genial, impecable”, argumenta. Tanto es así, que –confiesa-- él mismo la utilizó para presentarse a un concurso en Badajoz. Quedó en el tercer puesto. “El proyecto de Carlos es la prueba de que no hace falta irse a Francia [la cúpula desplomada fue construida por la empresa francesa Spantech] para encontrar buenas soluciones, las teníamos a dos kilómetros de la plaza, en la casa de esta especie de Leonardo”, cuenta.

Uno de los retos arquitectónicos más complicados es cubrir un espacio circular

Fue precisamente en esa casa de la Avenida de América donde Churtichaga grabó el vídeo (ver la web de EL PAÍS) en el que Hurtado Casanova explica su idea con una maqueta (en la foto). “El origen de la estructura es la antigua bolsa del pan”, dice el inventor, que ayer no se encontraba en Madrid. “Yo hago la cubierta, en vez de con dos cuerdas, con tres, de forma que tengo un anillo con tres puntos fijos y un motor de tracción que, al tirar de ellas, provoca que se vaya cerrando [la tela] hacia el centro”. Ese vídeo fue precisamente el que utilizó Churtichaga --acompañado de Hurtado-- en aquel foro de debate celebrado en Las Ventas que, curiosamente, presentaba el presidente del Senado, Pio García Escudero, también arquitecto y gran aficionado a los toros. “Me consta que le gustó”, asegura Churtichaga.

Uno de los retos arquitectónicos más complicados es cubrir un espacio circular. La solución aportada por Hurtado “es perfecta porque permite esa polivalencia, sin necesidad de tener que quitar y poner toda una estructura cada vez. Es permanente y adaptable a las necesidades, para que la plaza se abra o se cierre en función del uso que se le quiera dar, en verano o en invierno”, comenta Mauro Gil-Fournier, de Estudio SIC, uno de los arquitectos que ayer difundía el proyecto por las redes sociales.

Aunque el calendario taurino se mantiene, el desmoronamiento de la cubierta de Warner ha dejado en el aire (y al aire) el proyecto de cubrir Las Ventas. Pero es ahora, con el debate abierto, con esas ideas antiguas y con las nuevas posibles, cuando arquitectos y Comunidad empiezan a jugar al escondite inglés.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información