Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad veta un canal iraní de TDT porque “atenta contra derechos humanos”

El Gobierno regional actúa a instancias del Ejecutivo central pero emplea argumentos diferentes

Captura de la televisión Hispan TV.
Captura de la televisión Hispan TV.

La Comunidad de Madrid ha prohibido la difusión de Hispan TV, la televisión pública iraní en español, en la TDT madrileña porque permitir su emisión “supone colaborar con personas implicadas (…) en la dirección o ejecución de violaciones graves de los derechos humanos”.

Hispan TV alquilaba desde hace un año un canal de baja frecuencia, es decir que no podía ser visto en buenas condiciones en toda la ciudad, a la Asociación Cultural Radio Club 47. Su director, Enrique Riobóo, recibió la semana pasada una carta de José Luis Martínez-Almeida, secretario general del Consejo de Gobierno de Madrid, ordenándole el cese “de inmediato” de la prestación del servicio a Hispan TV a través de la frecuencia 45 del UHF.

La Comunidad ha tomado tal medida a instancias del Gobierno central, que el 20 de diciembre ya prohibió la difusión de dos canales de televisión públicos de Irán, Hispan TV en español y Press TV en inglés, a través de los satélites españoles Hispasat, cuya señal puede ser captada en España y, sobre todo, en América Latina. Con estas iniciativas España se sitúa en el pelotón de cabeza de los países europeos que sancionan a Irán por su programa nuclear.

El Consejo de Gobierno madrileño ha actuado a instancias del Ejecutivo central, pero curiosamente no da los mismos argumentos para ordenar el cierre del canal. La carta de José Luis Martínez-Almeida argumenta que colaborar con responsables de violaciones de derechos humanos es una “infracción muy grave”.

El secretario de Estado de Telecomunicaciones, Victor Calvo-Sotelo, requirió el mes pasado a la presidenta de Hispasat, Elena Pisonero, para que suspendiese la transmisión de los canales iraníes porque el presidente de la televisión pública de Irán, Ezzatollah Zarghami, había sido incluido en la lista negra de responsables iraníes elaborada por la Unión Europea.

En consecuencia, argumentaba, hay que aplicarle la normativa comunitaria que “prohíbe poner a su disposición recursos económicos”. Esta normativa debe de ser interpretada, añadía, “de forma amplia (…)” lo que significa que debe abarcar “la capacidad satelital que permite transmitir servicios de televisión”.

La televisión iraní ya anunció en diciembre que recurriría la decisión gubernamental en los tribunales y ahora se querellará además contra la Comunidad. Enrique Riobóo, director la Asociación Cultural Radio Club 47, aseguró que la medida era un acto de censura que violaba la libertad de expresión.

La dirección de Hispan TV ha explicado además que la sanción a la que se la somete significará la pérdida de puestos de trabajo en Madrid donde se rodaba una parte de la programación y donde se efectuaba el doblaje del cine iraní al castellano. La diputada de Izquierda Unida Ascensión de las Heras ha preguntado al Gobierno central por qué Hispasat, participado por el sector público, “se dedica a echar clientes”.

Hispan TV fue formalmente inaugurado el 31 de enero pasado por el presidente iraní, Mahmoud Ahmadineyad. Con tal motivo pronunció unas palabras en español dirigidas a América Latina y presentó la cadena como un arma de lucha ideológica.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram