Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez heridos por el derrumbe del suelo de un aula en Santa Pola

El colegio de la Hispanidad fue construido en la década de los años 70 y los técnicos apuntan a que un exceso de humedad pudo afectar al forjado

Los bomberos revisan el suelo hundido del aula del colegio público La Hispanidad de Santa Pola. Ampliar foto
Los bomberos revisan el suelo hundido del aula del colegio público La Hispanidad de Santa Pola.

La falta de un adecuado mantenimiento y la excesiva antigüedad de algunas instalaciones escolares empiezan a ser un verdadero problema de seguridad pública. Los 19 alumnos de cuarto de Primaria del colegio la Hispanidad, en Santa Pola, de entre 9 y 10 años, volvieron a nacer este viernes.

A las 9.10 de la mañana el suelo de su aula se venía abajo, y cayeron en una fosa, de más de metro y medio de profundidad y 35 metros cuadrados llena de sillas, mesas y escombros. El incidente se saldó con 10 heridos, nueve alumnos y una profesora. Cinco de ellos, cuatro menores y la docente, fueron trasladados al Hospital General de Elche, los otros cinco alumnos heridos recibieron atención pediátrica en el Centro de Salud de Santa Pola. A media tarde de ayer, todos fueron dados de alta. Con éste, son tres los siniestros graves que se han registrado en colegios públicos valencianos durante los últimos tres meses. En noviembre se cayó el techo de un aula en el colegio Lluís Vives de Valencia, cuyos padres cada martes se siguen manifestando exigiendo más seguridad, y en diciembre tres alumnos resultaron heridos al subirse al techo de un instituto en Alzira. El suelo de este colegio de Santa Pola se hundió un metro y medio, según explicaron los bomberos, convirtiendo el aula en una especie de piscina. “Es más el susto y el pánico que han tenido que lo han pasado los chavales”, admitió Maribel López, presidenta del AMPA de este colegio público. Su hija, de nueve años, fue una de las alumnas afectadas.

El Consell anuncia ahora una revisión de los colegios más antiguos

Los técnicos municipales y de la consejería realizaron varias catas para determinar el posible origen del derrumbe. Fuentes municipales apuntaron a que el exceso de humedad en el forjado pudo ocasionar el desplome, aunque “hay varias hipótesis de trabajo abiertas”, apuntaron. Otras dos aulas también presentaron riesgo de derrumbe, según los bomberos. El Ayuntamiento reconoció que es un colegio viejo, inaugurado en la década de los años 70, que en 1982 fue ampliado con un pabellón para Infantil, y durante los últimos años “se han realizado varias mejoras”.

El centro, que aplicó el plan de emergencia y evacuó a sus 180 alumnos, suspendió la actividad lectiva. El Ayuntamiento anunció que los escolares y profesores serán reubicados a partir del próximo lunes en el centro de formación Maestro José Tovar. La directora del colegio, Casilda Tortosa, informó que el lunes a las nueve de la mañana los alumnos deberán acudir al centro antiguo y en autobús serán trasladados a su nueva ubicación. Ayer por la tarde, los técnicos municipales acometieron el traslado del mobiliario.

La oposición exige la comparecencia de la consejera de Educación

El desplome del suelo del aula de este centro público alteró la agenda del Gobierno valenciano, que a esa hora celebraba su reunión semanal en Alicante. El consejero de Sanidad, Manuel Llombart, que tenía previsto reunirse con el alcalde de Santa Pola para analizar la situación de los centros de salud, canceló la cita. En cambio, la consejera de Educación, María José Catalá, que tenía previsto visitar un par de centros educativos en Murla (La Marina Alta) suspendió este acto para desplazarse hasta Santa Pola. La magnitud de la noticia obligó a reaccionar y el pleno del Consell aprobó por vía de urgencia un acuerdo para acometer “con carácter inmediato” un plan de revisión y diagnóstico de la estructura de todos los centros educativos públicos para “detectar posibles deficiencias que puedan existir”, según dijo el vicepresidente, José Ciscar. Este plan revisará los colegios por orden de construcción y comenzará por los centros más antiguos. No obstante, no se ofrecieron cifras, ni presupuestos, ni plazos de este plan.

Las reacciones de los defensores de la escuela pública se fueron sucediendo durante todo el día. El STEPV exigió a la Generalitat que inspeccione de oficio los centros escolares. El CSIF también apremió a la Consejería de Educación a implantar un plan de revisión de instalaciones en coordinación con los ayuntamientos, tal y como solicitaron el pasado mes de diciembre. El secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, instó a Educación a “analizar qué ha pasado y por qué y asumir lo que tengan que asumir porque estamos hablando de niños y niñas sobre las que la Administración tiene una gran responsabilidad”. “Ni la educación, ni la sanidad tienen que formar parte de ningún negocio”, dijo Puig, al tiempo que pidió que no se hagan “ahorros que finalmente puedan significar inseguridad”.

EUPV y Compromís pidieron la comparecencia urgente en las Cortes de la consejera María José Catalá para que dé explicaciones. Marga Sanz, portavoz de EUPV, denunció que los colegios públicos “se están cayendo a trozos por la falta de inversiones”.

 

Más información