Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid cambia los criterios para optar a los colegios

Toda la Comunidad de Madrid se convierte en zona única a partir del curso que viene

La cercanía deja de pesar como criterio y gana peso tener hermanos en el centro

Un alumno cuelga su abrigo en un pasillo del colegio público Vasco Núñez del distrito de Fuencarral. Ampliar foto
Un alumno cuelga su abrigo en un pasillo del colegio público Vasco Núñez del distrito de Fuencarral.

Madrid será zona única de escolarización el curso que viene. Para el millón de alumnos de la región puntuará exactamente lo mismo vivir o trabajar al lado de un colegio que solicitar el de un barrio alejado u otro municipio. El Gobierno regional ha eliminado la puntuación por cercanía, uno de los criterios principales de elección —el que prefieren el 80% las familias, según los datos oficiales— para permitir “la libertad de elección”, una fórmula que el PP incluyó en su programa electoral, a imagen y semejanza de la zona única sanitaria en los hospitales. Frente a la proximidad, gana peso tener hermanos en el centro o familiares que hayan sido antiguos alumnos.

 El Consejo de Gobierno ha aprobado este jueves un proyecto de decreto, que no facilitó a la prensa, que establece una única zona de escolarización en toda la región. Este curso se ha hecho una primera fase del implantación en 164 de los 179 municipios de la región. El que viene se suman los más poblados (Madrid, Alcorcón, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Móstoles, Parla, Alcalá de Henares, Algete, San Sebastián de los Reyes, Rivas- Vaciamadrid, Torrejón de Ardoz, Boadilla del Monte, Collado- Villalba y Galapagar).

La Consejería de Educación debe aprobar ahora una orden en la que establezca la puntuación concreta de cada requisito, que se aplicará en el periodo de matriculación que se abre después de Semana Santa. Tener uno o varios hermanos en el centro supone ocho puntos con el cambio y ser beneficiario de la Renta Mínima de Inserción, dos puntos. Este curso, se eliminó el punto por enfermedad crónica y se añadió 1,5 puntos para los familiares de antiguos alumnos. El proyecto elimina la adscripción única de un colegio público a un instituto y deja en manos de los centros el proceso de escolarización. Las familias podrán solicitar plaza en el centro, siempre que tengan vacantes, sin acudir a las comisiones.

El anuncio del cambio de baremación fue aplaudido hace un año por la patronal de centros concertados y rechazada por la oposición, algunos sindicatos y las asociaciones de padres y madres de la escuela pública. Los críticos lo consideran un modelo elitista o segregador, algo sobre lo que también alerta la OCDE. En el informe Equidad y elección de centro sugiere que el modelo de libertad de elección de centros necesita correcciones para favorecer a familias de bajos ingresos con apoyos e información.

La consejera de Educación, Lucía Figar, se ha comprometido a reforzar los servicios de información sobre colegios en la web oficial de la Comunidad, pero no ampliará las ayudas del servicio de transporte escolar para quienes quieran un colegio lejos del domicilio, como reclamaban distintos sectores educativos el año pasado para garantizar la equidad.

El nuevo modelo también supondrá un cambio en la financiación y planificación de los centros. Para programar la oferta educativa, la Consejería valorará la demanda, las preferencias del curso anterior y la oferta de plazas, según el presidente regional Ignacio González.

Educación considera que la implantación ha sido un éxito. Se ampara en que ha subido del 89 al 91% el porcentaje de familias que obtienen el centro que solicitan en primera opción, aunque no da datos que avalen que este avance se debe a que las familias eligieron centros lejanos a sus domicilios y trabajos ni los separa entre los municipios que ya tenían distrito único y los que se incorporan el curso que viene.

“Para distraer la atención”

P. Álvarez

El cambio de zonificación responde “al deseo de distraer la atención de los verdaderos problemas de escolarización”, según CC OO. La Comunidad de Madrid “ha decidido generalizar una fórmula que probó el año pasado sin hacer una evaluación del resultado ni rendir cuentas a los ciudadanos”, denuncia su secretaria de Enseñanza, Isabel Galvín. “Ha bajado la inversión en educación y hay menos plazas en centros públicos. La libre elección no tiene nada que ver con lo que necesita la educación madrileña, sino que agudiza problemas actuales como la exclusión y el abandono educativo”, añade. Comisiones anunció que recurrirá el cambio de baremo porque entiende que “vulnera” la legislación vigente. La LOE incluye la cercanía del domicilio o del trabajo como un criterio de baremación.

UGT rechaza que el cambio de baremación suponga libertad en la elección de centro porque “solo hay libertad real en la elección cuando hay igualdad de oportunidades”, según un texto remitido por el sindicato. El sindicato considera que eliminar la zonificación “no puede garantizar la e integración y cohesión social pues potenciará que los alumnos salgan de su entorno”.

ANPE “no ve mal” la opción a falta de recibir y evaluar el informe de la consejería, según Francisco Melcón, secretario del sindicato educativo. Durante el primer año de implantación en 164 de los 179 municipios madrileños, “no consta que haya dado especiales problemas”.

 

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram