Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Knörr y Oriol Izquierdo dejan el ICEC y la Institució de les Lletres

La filóloga Ester Franquesa asume Política Lingüística

“Si la Filmoteca es una película, podemos decir que configuramos un buen guion, una más que buena realización y, finalmente, cosechamos un éxito de público”, valoraba hace apenas un mes el director del Instituto Catalán de Empresas Culturales (ICEC) de la Generalitat, Gorka Knörr, otrora cantautor, miembro de Eusko Alkartasuna que desarrolló múltipes funciones en el Gobierno vasco y sorprendente fichaje con el que el consejero de Cultura de la Generalitat Ferran Mascarell cubría el pasado julio la vacante que Fèlix Riera dejó al frente del ICEC. Lo que seguro que no estaba en el guion de Knörr era que duraría apenas seis meses en el cargo, puesto que el titular de la cartera de Cultura de la Generalitat no piensa, en principio, renovarle en el puesto en la notable remodelación que ultima estos días de su departamento.

En el juego de piezas que mueve Mascarell se cae también Oriol Izquierdo, que desde febrero de 2007, a petición del tripartito, era el director de la Institució de les Lletres Catalanes (ILC). El propio consejero comunicó ya el pasado lunes a Izquierdo su intención de no mantenerlo en el cargo, justo 48 horas antes de la primera reunión del nuevo consejo asesor de la ILC que tendrá lugar esta tarde.

Izquierdo ha debido asumir en este periodo la durísima refundación de la institución, un proceso arrancado en el contexto de la famosa ley ómnibus y que en algún momento estuvo a punto de llevarse la razón de ser de la ILC por delante. Al final se saldó con la cesión de buena parte de las partidas de ayudas económicas y becas al propio ICEC, así como con una reducción notable de su ámbito de influencia fuera de Cataluña, en favor en este caso del Instituto Ramon Llull. A pesar de ello, la institución se ha consolidado orgánicamente, como demuestra el hecho que el director del ILC tiene ahora rango de director general. Ese ascenso en el escalafón político-administrativo del cargo puede haber influido, también, en el cese de Izquierdo, que carece de perfil político marcado.

A la espera de más nombramientos en el Departamento de Cultura, ayer se hizo público ya el de la filóloga Ester Franquesa como nueva directora general de Política Lingüística, en sustitución de Yvonne Griley, que accedió al cargo en 2011.

Franquesa (Badalona, 1961) estaba hasta la fecha al frente del Servicio de Fomento del Uso del Catalán de la misma Subdirección General de Política Lingüística. Sabe lo que se lleva entre manos: rigurosa, taimada y eficaz, se curtió en el delicado tema del catalán, desde el ámbito estrictamente técnico, como directora y gerente del Consorcio del Centro de Terminología TERMCAT (1997-2002). En la vertiente más sociopolítica, las tablas le llegaron con los dos años que ejerció como directora del Área de Lengua del Institut Ramon Llull (2002-2004).