Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Familias y profesores rechazan que se afiancen aulas de Infantil de 30 niños

Las instrucciones que incrementan las ratios van el lunes al Consejo Escolar

El aumento de alumnos por clase de hasta un 20%, que en mayo de 2012 se introdujo en el sistema educativo valenciano como una medida extraordinaria a implantar en el presente curso, queda fijado para el curso 2013-14 y siguientes en las instrucciones de planificación que la comisión permanente que el Consejo Escolar de la Comunidad Valenciana abordará el próximo lunes y que sustituirán a las que desde 2009 sustentaban la planificación de unidades y puestos de trabajo en los centros. Es decir, el llamado coloquialmente “arreglo escolar”.

Eso es, precisamente, lo que pide suprimir de las instrucciones la Confederación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos Gonzalo Anaya: la referencia a los cursos “siguientes”, tal y como recoge en una de las alegaciones presentadas. Temen y rechazan que el incremento de ratios, la razón básica que justifica el cambio de instrucciones, se consolide. “Deben tener carácter excepcional derivado de la actual situación económica, con el objetivo de no convertir en norma medidas extraordinarias”, dicen, “ni perpetuar modelos para cursos venideros”.

Un curso de Infantil, con niños y niñas de tres años, podrá tener 30 alumnos. Este ejemplo lo pone Laureà Puig, responsable del sindicato FETE-UGT PV, como muestra de “una barbaridad” en la que se puede incurrir con estas instrucciones como argumento, ya que estos niños necesitan una atención especial y deben tener menos alumnos en el aula.

La posibilidad de tener hasta 30 alumnos por aula abarca desde el segundo ciclo de Educación Infantil hasta el segundo curso de la Secundaria Obligatoria (ESO). Las instrucciones de 2009, en cambio, autorizaban un máximo de 20 alumnos en el primer curso de Infantil; de 25 alumnos de ahí en adelante hasta acabar la Primaria, y de 30 alumnos en la ESO. La mayoría de los sindicatos, al igual que las familias de la Gonzalo Anaya piden en sus alegaciones que se mantengan estas mismas pautas. La consejería las rechaza porque, como ha dejado patente en las mesas técnicas correspondientes, su decisión de aumentar un 20% el alumnado por aula se ajusta a la normativa vigente, en especial al Real Decreto Ley de 20 de abril del ministerio que dirige José Ignacio Wert, sobre recortes y ajustes en materia de educación. Y también: “La situación económica de nuestro país es la que es y ha obligado a tomar estas decisiones”.

Laureà Puig apela a la realidad valenciana, donde “el descenso de la natalidad y la disminución progresiva del alumnado inmigrante hacen innecesario el incremento generalizado de las ratios”. Unos y otros apelan a la repercusión en la calidad educativa que tendrán estas medidas. FETE-UGT ha destacado que su aplicación experimental en el presente curso ya supuso la pérdida de 1.000 puestos de trabajo docentes. El STEPV ha anticipado que las nuevas instrucciones podrán significar la pérdida de otros mil puestos más.