Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una red traía a España madres nigerianas para prostituirlas

La banda controlaba a las mujeres que llegaban en patera y las sometía a rituales de vudú

Prostitutas en el centro de Barcelona.
Prostitutas en el centro de Barcelona.

La policía ha desarticulado una red que captaba a mujeres en Nigeria, las controlaba durante su llegada a España en patera y las obligaba a prostituirse en las calles de Barcelona. La mayoría de ellas estaban embarazadas o eran madres de niños de muy corta edad. El objetivo de la banda al seleccionar a sus víctimas era asegurarse que no escapaban a su control. Los 17 detenidos en distintas ciudades de España se dividían las tareas, desde la captación en el país africano hasta su explotación sexual.

Uno de los aspectos que más ha llamado la atención de los investigadores es el férreo control que la banda ejercía sobre las mujeres. La mayoría de ellas llegaron a las costas españolas en patera. Algunas fueron rescatadas por los equipos de emergencia y trasladadas a centros de acogida. El pasado mes de enero, la policía detectó un comportamiento extraño en una decena de mujeres que permanecía en un centro de Utrera, en Sevilla. Las jóvenes mantenían “frecuentes contactos con varias personas ajenas al centro”. Más tarde, los investigadores del Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Urbana comprobaron que se trataba de miembros de la organización criminal.

A diferencia de otros grupos de proxenetas, este no tenía una estructura piramidal. Se trataba, según la policía, de una “red heterogénea de colaboradores” que usaban métodos expeditivos para controlar a las mujeres. Uno de ellos era la utilización de rituales de vudú, que en áreas rurales de África aún conservan un alto poder de influencia sobre la voluntad de las personas. La banda contaba, además, con la colaboración de una de las víctimas, que hacía de intermediaria entre las mujeres y los responsables de explotarlas sexualmente.

Tras meses de investigación, la operación policial se saldó con la detención de 17 personas —16 nigerianos y un ugandés— en Barcelona, Badalona, Santa Coloma de Gramenet y otras localidades del resto de España. Durante la entrada y registro en los domicilios, los agentes se incautaron de equipos informáticos, teléfonos, documentos de identidad y objetos para realizar rituales de vudú. Algunos miembros de la banda, según la policía, cometían robos y hurtos y obligaban a las víctimas a cometerlos. Los objetos sustraidos eran enviados después a Nigeria.