Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El acuerdo para instalar el Hermitage en Barcelona es de 30 años

El museo ruso se compromete a colaborar en la creación y promoción y a que encaje en la oferta cultural de la ciudad

Después de varios meses de secretismo y de no hacerlo público, la Generalitat dio a conocer ayer, mediante su publicación en el Diari Oficial de la Generalitat, el “acuerdo de intenciones” para instalar el Museo Hermitage en Barcelona que fue ratificado el 31 de octubre durante un viaje a Rusia del presidente de la Generalitat, Artur Mas, y del consejero de Cultura, Ferran Mascarell. El acuerdo, publicado por el Departamento de Presidencia, consta de tan solo tres puntos. En el último se asegura que tendrá una vigencia de 30 años, dato hasta ahora no hecho público por ninguna de las partes.

Según el texto oficial, el Hermitage “colaborará con la creación y promoción del museo y el uso la explotación de la marca”. También “cediendo las obras de arte de reconocido prestigio internacional que sean necesarias para crear y poner en marcha el museo”, un redactado que permite entrever que el nivel de las obras que se podrán ver en Barcelona será destacado. También que el museo ruso “se compromete a promover el proyecto de manera que asegure su encaje con la oferta cultural de Barcelona y con los niveles de calidad y rigor que el mismo exige”. Precisamente las dudas de su encaje con el resto de equipamientos museísticos de la ciudad fue una de las mayores críticas que se sucedieron tras conocerse las intenciones de crear el nuevo centro en una zona del puerto de Barcelona, que dio a conocer EL PAÍS.

La Generalitat, por su parte, se compromete a “dar el soporte y apoyos necesarios para impulsar la ejecución del proyecto. Este soporte se traducirá en dar soporte (sic) a las acciones que faciliten la instalación del museo en la ciudad de Barcelona”. No se habla de aportación económica pública, tal y como la Administración catalana ha reiterado en varias ocasiones. Pero tampoco de lo contrario, por lo que habrá que esperar a cómo este “acuerdo de intenciones” acaba desarrollándose.