Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Explorando la realidad

La comisaria de arte Rosa Martínez inaugura ‘Qué pensar’, una exposición que ofrece una nueva lectura de la colección contemporánea de La Caixa

Imagen de la obra de Adrian Paci que aborda la tragedia de la inmigración ilegal.
Imagen de la obra de Adrian Paci que aborda la tragedia de la inmigración ilegal.

La imagen que acoge el visitante de la exposición Qué pensar, abierta en CaixaForum de Barcelona hasta el 20 de enero, produce un impacto realmente notable. Se trata de la proyección de un gigantesco árbol, cuyas ramas se mecen lentamente con el viento, que Eija-Liisa Ahtila ha grabado en los bosques de su Finlandia natal. El asombroso efecto es generado, no solo por la majestuosidad del abeto, que ha requerido seis pantallas contiguas, sino porque al cabo de unos segundos se percibe que la imagen ha sido girada 90 grados hasta colocar el árbol en posición horizontal. No es solo un juego visual, se trata de una forma de señalar las limitaciones de las reproducciones gráficas que nos rodean y la necesidad de cambiar la perspectiva. La obra, propiedad de un coleccionista privado, es una de las estrellas invitadas de la primera entrega de una serie de exposiciones, concebida por Rosa Martínez, una de las comisarias españolas más presentes y relevantes en ámbito internacional. “La idea es repensar desde una nueva perspectiva la colección de arte contemporáneo de La Caixa, ofreciendo nuevas lecturas, a partir del diálogo con algunos préstamos puntuales y una pieza de otra época”, explicó Martínez, en la presentación de la muestra. En esta ocasión la pintura antigua es una reproducción de La caída de Ícaro por Pieter Brueghel el Viejo,que según Martínez se convierte en metáfora del trasfondo de soberbia que subyace en las desmesuradas ambiciones del capitalismo contemporáneo.

En este caso, ser una selección de obras muy comprometidas social y políticamente, no implica una disminución de su interés formal. Todas son piezas que entran ante todo por los ojos y que saben trasmitir sus contenidos de forma natural para que el visitante pueda elaborar sus propias interpretaciones. “El hermetismo en el ámbito del comisariado y la crítica del arte es un ejercicio de poder y una herramienta de exclusión, en cambio el deseo de esta muestra y de las obras que la forman es conectar con el público”, indicó Martínez. Lo demuestran las fotografías en blanco y negro de Cristina García Rodero, que retratan los ritos ancestrales de la España profunda; las imágenes de Cao Guimarães, que inmortalizan pequeños arreglos ingeniosos y no convencionales, convirtiéndolos en ready made populares; o el vídeo del albanés Adrian Paci, que aborda la tragedia de la inmigración ilegal desde la metáfora de una escalerilla de avión, atestada de extracomunitarios, abandonada en el medio de un aeropuerto desierto.

La muestra ofrece también dos oportunidades únicas: ver los hermosos tejados de CaixaForum y las vistas que deparan, gracias a la instalación de Rogelio López Cuenca y visitar Schmerzraum, una obra de Joseph Beuys que consiste en un cuarto hermético forrado por planchas de plomo. El artista, profundo conocedor de las propiedades alquímicas de los materiales, utilizó el plomo por su capacidad de absorber la luz, las radiaciones y la energía. Sin embargo, la habitación se tuvo que cerrar para poner fin a los actos de pequeño vandalismo, que estaban llenando las planchas de frases y dibujos más o menos pintorescos. Tras Qué pensar, el ciclo continuará con Qué desear y Qué hacer.