Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Teatro entre íberos y romanos

Los principales yacimientos de Jaén cobran vida con actos culturales durante toda la Navidad

Actores vestido de iberos y romanos muestran la ciudad de Cástulo (Linares, Jaén). Ampliar foto
Actores vestido de iberos y romanos muestran la ciudad de Cástulo (Linares, Jaén).

La princesa Himilce o el cartaginés Aníbal han vuelto a cobrar vida en la ciudad íbero-romano de Cástulo, en Linares (Jaén). El considerado como principal oppidum o núcleo fortificado de la Oretania ibérica ha recibido a unos personajes muy particulares. Han sido los actores de la empresa Semer Turismo los que han guiado a un centenar de personas en una visita teatralizada para desentrañar los orígenes de un yacimiento que no ha dejado de sorprender con los importantes hallazgos de los últimos años.

La visita a Cástulo es una de las actividades culturales programadas durante toda esta Navidad para sumergirse en el llamado Viaje al tiempo de los íberos, un recorrido por lo más granado de los más de 500 yacimientos íberos inventariados en Jaén. El viajero puede sumergirse en un largo túnel por el tiempo, de más de 2.700 años atrás y donde los visitantes pueden convertirse en guerreros o princesas, descubrir tesoros, hacerse escultor o fabricar su propia cerámica. “Lo que queremos es realizar una labor de difusión y divulgación de un patrimonio excepcional”, explica Pablo Lozano, uno de los responsables de la empresa que lleva a cabo los trabajos de dinamización cultural.

También se han previsto rutas de senderismo y una exposición en el Museo de Jaén

En la visita a Cástulo, actores como Manuel Jesús Lizana o Lucía Cañas han caracterizado a íberos y romanos y han recreado el que fue escenario de la Segunda Guerra Púnica que enfrentó a cartagineses con romanos y una de las pocas ciudades que acuñaron su propia moneda desde finales del siglo III antes de Cristo. La visita también ha servido para conocer el impresionante mosaico romano que los arqueólogos han sacado a la luz este año y que muestra los vestigios de un templo imperial.

El programa Viaja al tiempo de los íberos, promovido desde la Diputación de Jaén y la Junta de Andalucía, prosigue hasta el día 4 de enero por otros muchos enclaves del patrimonio jiennense. Así, el viajero puede descubrir las ciudades fortificadas de Giribaile y Puente Tablas; la muralla ciclópea de Ibros; el santuario rupestre de la Cueva de la Lobera, en Castellar; o el túmulo funerario de Cerrillo Blanco, en Porcuna, que permite una aproximación al paisaje simbólico a través de los animales. También se oferta un viaje al más allá con la visita a las tumbas principescas y ritos funerarios de Toya y de Hornos, en el municipio de Peal de Becerro. Un mundo misterioso de príncipes en el que los asentamientos se expandieron y consiguieron evolucionar de pequeñas ciudades a auténticos centros de poder que dominaron amplios territorios políticos.

“Después de haber hecho un trabajo de recuperación del patrimonio para hacer visitables estos espacios, llega el momento de promocionarlos con distintas acciones en las que también colaboran los ayuntamientos”, ha explicado la diputada provincial de Promoción y Turismo, Ángeles Freís. Un programa que las fechas en el que se celebra pone énfasis en los más pequeños, que pueden participar en talleres de cerámica o vestimenta íbera, cuentos interactivos o juegos de pistas. También se han previsto rutas de senderismo y una exposición en el Museo de Jaén.