Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CONFLICTO DE LA SANIDAD

Miles de manifestantes rodean la Asamblea contra el plan sanitario

La protesta contra el plan de privatización desafía al TSJM y a delegación de Gobierno

No estaban dentro, desde la semana pasada tenían prohibida su presencia en la tribuna de la Asamblea de Madrid. Estaban fuera. Miles de ciudadanos críticos con los planes del Gobierno regional de privatizar la gestión de seis hospitales más y del 10% de los centros de salud han mostrado su enfado, como dos semanas atrás, a las puertas del Parlamento regional, que desde la mañana debatía los presupuestos más restrictivos en diez años que se aprobarán este jueves, aunque los trabajadores de la sanidad madrileña tienen hasta el día 27 —cuando se vota la Ley de Acompañamiento— para intentar rascar un acuerdo que no privatice parte de la sanidad.

Mientras los diputados de la oposición le reprochaban al PP que apenas había aceptado algunas de sus enmiendas, la indignación del exterior llegaba en forma de cánticos y al ritmo de silbatos, cacerolas y vuvuzelas. “¡Esta Asamblea no nos representa!”, ha sido el eslogan más repetido por la masa, con permiso de “¡Sanidad pública!”. “Me hacen un contrato de 15 días en el Gregorio Marañón, donde empiezo el viernes. Antes estaba en el Doce de Octubre... Tengo una formación, ¿me merezco esta precariedad?”, se quejaba Lourdes Santiago, enfermera “de vocación”, mientras de fondo jaleaban: “¡Lasquetty, paciencia, te esperamos en urgencias!”. “El consejero de Sanidad lo que busca con este modelo que quieren implantar es clientes, no pacientes. Lo único que les interesa es tener enfermos rentables”, ha afirmado una celadora del hospital Virgen de la Paz que ha declinado dar su nombre “por si acaso, no sea que haya represalias”.

Una cincuentena de furgonetas de la Policía Nacional han sido desplegadas de inmediato para contener una marea que empezó como un goteo a las 17.50. Los pioneros, unas 50 personas de las que la mayoría se declaraban trabajadores del Sermas, han logrado burlar el cordón de seguridad que la Delegación del Gobierno había establecido para impedir el segundo intento en 15 días de rodear el hemiciclo. Precisamente el Tribunal Superior de Justicia de Madrid había prohibido que la marcha de la Federación Regional de Vecinos de Madrid (FRAVM), que ha arrancado a las 17.00 en la avenida de la Albufera, junto al campo del Rayo, finalizase a las puertas del hemiciclo. Para eso se había cortado el camino a la marcha en la avenida de Buenos Aires. “El artículo 494 del Código Penal impide, con penas de seis meses a un año y multas de 12 a 24 meses las manifestaciones u otra clase de reuniones ante el Congreso, el Senado o un Parlamento autonómico mientras está reunido para no alterar su normal funcionamiento... Esto es ilegal”, coincidían varios diputados del PP, que a las 20.30 tenían la cena de Navidad de la formación en Arganda del Rey. No era un acto cualquiera: lo presidía Mariano Rajoy. “A ver por dónde llega el autobús para llevarnos hacia allí”, decía un diputado.

Mensaje en un escaño de IU. ampliar foto
Mensaje en un escaño de IU.

“Es inadmisible en términos democráticos que diputados de otras fuerzas políticas, como José Manuel Freire, salgan a la calle y muestren su apoyo a esta concentración ilegal”, ha observado el portavoz del PP en la Asamblea, Íñigo Henríquez de Luna. “Estoy con el pueblo, porque tiene razón y porque estos presupuestos son el intento más radical de privatizar la sanidad que se recuerda”, ha replicado el socialista. No fue el único en salir y fundirse en la manifestación. También lo hicieron las diputadas de Izquierda Unida Tania Sánchez Melero y María Espinosa, que han dejado el siguiente mensaje en su escaño: “Disculpen mi ausencia. Estoy a 861 metros de aquí. La distancia a la que permiten que se manifieste la ciudadanía en defensa de lo público #19D”. Esa era la distancia más cercana a la que los convocantes de la marcha de la FRVM en teoría se iban a acercar al edificio. Al final ha sido más cerca. Tanto que hasta el tráfico se ha visto interrumpido durante más de dos horas en la avenida de Pablo Neruda.

Pasadas las 19.15 los agentes de la UIP desplazados se han enfundado los cascos y han empezado a empujar, paso a paso y calle abajo, a los manifestantes para intentar restablecer el tráfico. Durante el avance un hombre ha sido detenido por intentar saltarse el cordón policial. Además, tres manifestantes y tres agentes de la policía han resultado heridos leves, según Emergencias Madrid. El terreno que iba ganando la impenetrable fila de policías lo han ido ocupando decenas de furgones. La sesión ha terminado a las 19.54 y se reanudará este jueves a las 11.30. El presidente de la Cámara, José Ignacio Echeverría, pidió a los diputados “más paciencia para salir a la calle en sus coches”. “Me dirás tú cómo”, rezongaba algún parlamentario.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información