Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez imputa también a la madre del principal defraudador de Emarsa

El magistrado ya envió a prisión a la esposa de Jorge Ignacio Roca, que está huido de la justicia

El instructor atribuye a su progenitora un delito de blanqueo de capitales

Sede de Emarsa, la depuradora de Valencia saqueada.
Sede de Emarsa, la depuradora de Valencia saqueada.

El juez que instruye el saqueo de la empresa pública valenciana Emarsa, en el que habrían participado diversos cargos públicos y del PP, ha imputado en una resolución conocida este martes a la madre del principal supuesto defraudador de la sociedad que depuraba el agua de Valencia, Jorge Ignacio Roca Samper. El magistrado cree, en línea con la fiscal del caso, que existen “indicios suficientes para considerar” que María del Carmen Samper colaboró con su hijo “en la ocultación del origen de las ganancias obtenidas” de forma ilícita, por lo que le atribuye, en el grado propio de la fase de instrucción, un delito de blanqueo de capitales. El juez ya envió a prisión hace meses a la mujer de Roca, que se encuentra en situación de busca y captura, por haber colaborado supuestamente en la trama corrupta.

Roca era el dueño de varias empresas con las que presuntamente defraudó cantidades millonarias de Emarsa, facturando por falsos servicios, en connivencia con distintos cargos de la sociedad, incluido el que entonces era presidente de dicha sociedad pública, vicepresidente de la Diputación de Valencia y alcalde de Manises, Enrique Crespo. Roca habría repartido posteriormente los beneficios ilícitos con Crespo y otros cargos.

El magistrado instructor, Vicente Ríos, destaca que Samper ha sido administradora o socia de varias empresas de Roca, incluidas, de forma indirecta, algunas sobre las que existen fundadas sospechas de que participaron en el vaciado de fondos públicos de Emarsa. Samper fue cotitular igualmente de cuentas bancarias abiertas en Andorra a las que su hijo habría desviado parte del dinero defraudado, previo paso por Malta. Adquirió en Andorra un inmueble con dinero que el instructor apunta a que pudo provenir directamente del fraude.

Las sociedades en las que Samper figuraba junto a su hijo no tenían apenas actividad (ni ingresos) aparte de los que aparentemente provenían del saqueo de Emarsa. A pesar de ello, señala el instructor, la madre de Roca recibió “mensualmente 3.000 euros por el concepto de nómina o transferencia” de una de ellas entre octubre de 2008 y junio de 2009. “Una vez recibido el ingreso”, señala el juez, “Samper procedía inmediatamente a su retirada en efectivo, patrón de conducta que ha seguido a lo largo de estos años Roca, a la vista de los extractos bancarios de las cuentas de las empresas cuya gestión ha participado”.