Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prat acusa a mandos de Mossos de ocultar un informe relevante del 14-N

El consejero de Interior rendirá cuentas de nuevo sobre las cargas ante los grupos parlamentarios

Felip Puig y el director de la Policía, Manel Prat, en una comparecencia
Felip Puig y el director de la Policía, Manel Prat, en una comparecencia

La credibilidad del consejero de Interior, Felip Puig, se ha ido al traste por un informe sobre los altercados durante la huelga general del 14-N en Barcelona, en los que Ester Quintana perdió un ojo. Puig defendió en el Parlamento el pasado 3 de diciembre que la policía catalana solo lanzó proyectiles en la vía Laietana. Un vídeo hecho público el jueves y la posterior aparición de un informe demuestran que también dispararon en las inmediaciones de donde sufrió el golpe Quintana.

El director general de la Policía, Manel Prat, no ha dudado en acusar a mandos de los Mossos d'Esquadra de no haber facilitado la información a su cúpula política. “En la cadena de mando, un informe que considerábamos relevante, una persona consideró que no era lo suficiente relevante”, alegó ayer Prat en Els Matins de TV3. Algo que admiten diversas fuentes policiales.

Dicho informe, fechado el 21 de noviembre, describe que también se disparó en la zona de paseo de Gràcia, según publicó ayer El Periódico. Uno de los proyectiles se lanzó en plaza de Cataluña, a unos 100 metros de donde fue herida Quintana. Fuentes policiales sostienen que ninguno de esos proyectiles fue el que golpeó en el ojo a la mujer. El departamento de Interior, sin embargo, se mantiene ahora mucho más prudente sobre este extremo, a la espera de obtener información más exhaustiva de todo lo ocurrido.

Lo primero que puso en duda a Puig fue un vídeo, que se difundió el jueves pasado, donde se mostraba a un agente disparando fuera de la vía Laietana, con una lanzadera (un arma de más precisión que la escopeta de pelotas de goma). Al día siguiente, Prat pidió explicaciones y recibió un informe, fechado ese mismo 7 de diciembre, sobre la actuación de los mossos. Este documento hacía referencia a otro informe previo, del día 21 de noviembre, del que el jefe político de los mossos no tenía la menor idea. Tanto Interior como fuentes policiales descartan que hubiese interés en esconder esa información al consejero. Las consecuencias ahora de esa ocultación pueden conllevar la destitución de alguno de los mandos relacionados con la Comisaría General de Recursos Operativos, de la que dependen los agentes antidisturbios.

El consejero de Interior rendirá cuentas de nuevo ante los diferentes grupos parlamentarios previsiblemente el jueves. Para esa fecha espera haber reunido todos los detalles de dónde dispararon los agentes en la huelga general. Posteriormente informará a los medios de comunicación.

Hace casi un mes que la jornada del 14-N en Barcelona acabó con cargas, con un foco principal en vía Laietana. Al día siguiente, en rueda de prensa, Puig negó que el accidente de Ester Quintana estuviese relacionado con el lanzamiento de proyectiles porque en esa zona no dispararon. El 3 de diciembre, en sede parlamentaria, el consejero volvió a negarlo con rotundidad. Incluso insinuó que podría tratarse de un golpe, fruto de la acción de los vándalos, que lanzaban objetos.

El objetivo de Interior es “recuperar al máximo la credibilidad de Interior y de los Mossos d'Esquadra”, afirmó Prat este martes. El director de la policía mantiene, sin embargo, que no se disparó ni una sola pelota de goma en las cargas de la huelga general.