Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
INFORME DE COYUNTURA DEL COLEGIO DE ECONOMISTAS

“La economía valenciana está tan mal que no puede ir a peor”

Casi el 92% de los economistas cree que continuará la desaceleración

La reestructuración de la construcción y las inmobiliarias se da por concluida

Construcción de edificios paralizada por la crisis.
Construcción de edificios paralizada por la crisis.

Los economistas no ven los brotes verdes de los que habla el Gobierno de Mariano Rajoy. El decano del Colegio de Economistas de Alicante, Francisco Menargues, admitió este martes que la economía valenciana está tan mal que no puede ir a peor. “La situación económica regional es tan mala que solamente puede mantenerse o mejorar ligeramente, mientras que la española, aun siendo muy mala, hay una percepción de que todavía no se ha tocado fondo”, explicó el decano de los economistas alicantinos.

Menargues participó con los decanos de los colegios de Valencia, Leopoldo Pons, y de Castellón, Jaime Querol, en la presentación de los resultados del último sondeo realizado entre sus colegiados. La encuesta constata la situación de pesimismo por “la incertidumbre y duración de la crisis económica”.

La consulta a más de un millar de economistas, la octava, evidencia un sentir demoledor. La práctica totalidad de los economistas valencianos (91,7%) considera que la situación económica de la Comunidad Valenciana sigue empeorando. El resto (7,28%) cree que la situación está igual y menos del 1% afirma que está mejor.

Fijar los problemas

De la economía valenciana. El paro (82,5%) es el principal problema de la economía valenciana, según los economistas. Por detrás figura la evolución de la demanda (69,6%), la inadecuada dimensión y estructura de las empresas valencianas (39,1%) y los costes laborales (24,1%).

Del modelo de financiación autonómica. Los economistas creen que el Gobierno se encuentra ante la disyuntiva de garantizar la igualdad o reforzar la responsabilidad fiscal y la rendición de cuentas de las autonomías. Por ello, en una escala del 1 al 5, abogan por revisar la necesidad de gasto de las autonomías (3,72), tratar las competencias de manera unificada (3,29), aumentar el fondo de suficiencia (3,08), incrementar las partidas finalistas en las transferencias del Estado (3,03) y extender la participación de las comunidades autónomas en el sistema (2,97).

Del banco malo. El sondeo pregunta también por la entidad que gestionará los activos inmobiliarios tóxicos. La mayoría (48,13%) lo apoya con reservas, un 22,5% no está de acuerdo y un 13,7% está en contra.

Con estas percepciones, no es de extrañar que, en una escala de 0 a 10, los economistas puntúen la situación de la Comunidad Valenciana con un 2,54 (hace un año la nota era del 2,97). La visión de la economía española no es mucho mejor, ya que recibe una puntuación de 3,32 (3,23 en diciembre de 2011). Sin embargo, la percepción a futuro cambia, ya que los economistas consultados consideran que la economía española seguirá en los próximos meses en retroceso (51,2%), mientras que la valenciana podría haber tocado fondo y una cuarta parte (26,5%) cree que podría repuntar.

El decano del Colegio de Economistas de Valencia, Leopoldo Pons, explicó que esta percepción tiene una traducción clara: “Tras cinco trimestres de recesión consecutiva, el 66% de los economistas considera que su situación económica es peor que hace seis meses. Es el porcentaje más alto desde que el Colegio de Economistas inició la encuesta y seis puntos más que hace un año”.

Pons explicó que el sector de la construcción y el inmobiliario se dan ya por reestructurados en la Comunidad Valenciana, en una economía que sigue teniendo en la industria eminentemente exportadora y en el turismo bazas de crecimiento.

El decano de los economistas de Valencia contrapuso la visión de estos sectores económicos con la situación financiera. “La crisis bancaria ha tenido un impacto demoledor en la Comunidad Valenciana”, argumentó Pons, que se mostró confiado en que la venta del Banco de Valencia a Caixabanc será positiva.

Para Leopoldo Pons, la toma de control del Banco de Valencia por parte de Caixabanc no tiene por qué tener influencia en Aguas de Valencia, que tiene un mercado consolidado en la autonomía.

Pons considera que la solución dada al Banco de Valencia será positiva

En este contexto, la encuesta realizada entre los economistas señala que más de la mitad (54%) considera positiva la creación de un banco malo que gestione los activos tóxicos de las entidades intervenidas, aunque considera que hay que vigilar su gestión de cerca. En cambio, un 36% muestra su oposición a la creación de una entidad para gestionar el ladrillo con el que se han atragantado numerosas entidades financieras.

Respecto al mercado de trabajo, el decano del Colegio de Castellón, Jaime Querol, advirtió que no habrá un cambio de tendencia en los datos del paro hasta que se restablezca la liquidez y fluyan los créditos. Para Pons, el crecimiento del paro no se explica solo por una caída del Producto Interior Bruto (PIB), sino por el incremento de la economía sumergida.