Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paradores despide a 85 trabajadores mientras levanta el hotel de Muxía

El alcalde de Ferrol, del PP, rechaza al cierre del establecimiento de su ciudad

Parador de Ferrol
Parador de Ferrol

La restructuración que prepara la empresa pública Paradores deja a Galicia sin dos de sus 11 centros (Ferrol y Verín) y aboca a otros cuatro a cerrar la mitad del año (Tui, Vilalba, Monforte y Santo Estevo). Paradójicamente, la construcción del Parador de Muxía, otra de las promesas del Plan Galicia que salió de la catástrofe del Prestige, seguirá adelante. Así lo aseguró ayer por escrito una portavoz de Turespaña, ente adscrito al Ministerio de Industria y Turismo. “El proceso que atraviesa la empresa Paradores no afecta a la construcción del Parador de Muxía”, aseguró.

Levantar este primer gran hotel en la Costa da Morte, el número 12 de la red de paradores gallegos, supondrá un desembolso de 25,7 millones de euros mientras la empresa pública plantea el cierre de siete centros en España (dos en Galicia) y aplica un ERE “desproporcionado y arbitrario”, a juicio del Comité Intercentros. De los 644 despidos —el 14% de la plantilla total— que planea la nueva presidenta de Paradores de Turismo, Ángeles Alarcó, 85 son en Galicia.

A los 41 empleos fijos que suprimen en Ferrol y Verín, se suman otros en Santiago (19), Baiona (10), Pontevedra (5), Santo Estevo (4), Vilaba (3) y Cambados (3). El único que sale bien parado es el hotel de Ribadeo, que se salva de los recortes laborales y no tendrá que cerrar “por temporadas” (cinco meses cada año), como tampoco lo harán Santiago, Cambados, Pontevedra y Baiona. Así figura en un documento interno del Comité Intercentros de Paradores que llama a los trabajadores a secundar una huelga de 48 horas los días 7 y 8 de diciembre. “Lo único que esconde este ERE es la futura privatización de la red”, aseguran.

La promesa tras el fuel

El Parador de Muxía ha dado tantos tumbos mediáticos que es difícil saber si el proyecto se construirá o será el eterno hotel fantasma. La obra comenzó en julio, nueve años después del primer anuncio de Rajoy, entonces vicepresidente con Aznar, que en diciembre de 2003 lo presentó como el bálsamo turístico contra la marea negra. Diseñado por el arquitecto Alfonso Penela, el hotel tendrá 90 habitaciones con vistas oceánicas al pie de la playa de Lourido. El coste sube a 25,7 millones y debería estar listo en 2015. “Es completamente ilógico que se abra un parador nuevo cuando se cierran otros, supuestamente deficitarios, a pocos kilómetros”, asegura Jorge Carneiro, secretario del Comité Intercentros. “Ya han puesto la ‘primera piedra’ no sé cuantas veces pero allí poco más hay que una máquina de Tragsa moviendo tierra”, resume.

En agosto de 2011, el último Gobierno de Zapatero le dio un empujón al proyecto que meses después, enfrentó al ministro de Industria, José Manuel Soria —dijo que no había dinero—, con Feijóo, que prometió que se haría “sí o sí”. El exministro José Blanco, diputado por Lugo, exigió ayer al Gobierno que aclare sus planes para Muxía y despeje las dudas sobre la “privatización total o parcial” de Paradores.

El cierre del Parador de Ferrol cayó como un jarro de agua fría sobre la ciudad. “Nos esperábamos un ajuste transitorio sin despidos e incluso cierres parciales pero nunca esto”, explica Ana Rodríguez, de CCOO. Ana lleva 22 años trabajando en este establecimiento que abrió sus puertas en 1960, se reformó en 2001 y emplea a 30 personas (26 fijos y cuatro temporales). Dice que no le salen las cuentas porque las pérdidas estimadas para 2012 eran de 45.000 euros. “Es poco comparado con los 300.000 euros y pico que pierden otros”, razona. La ocupación prevista para diciembre, explica la sindicalista, rondaba ayer el 53% y para febrero tenían comprometidas 25 de las 36 habitaciones con muchas comidas programadas este mes. “Llaman los clientes y ni sabemos qué decir”, se lamenta, “estamos sin director desde febrero y todo esto es fruto de la mala gestión”.

Ayer encabezó a una delegación de la plantilla que se reunió a primera hora con el alcalde de Ferrol. José Manuel Rey, del PP, ha escrito a la presidenta de Paradores para pedirle que se replantee la “continuidad” del hotel. Defiende que el Parador es un “establecimiento emblemático e icónico” que forma parte del paquete turístico naval que Ferrol promociona junto a los astilleros y el Arsenal militar. “Tiene una ocupación importante que justifica sobradamente su actividad”, subrayó.

En Ourense, el presidente de la Diputación, José Manuel Baltar, también ha trasladado a los responsables de la red hotelera estatal su malestar por el cierre del Parador de Verín, que empleaba a 15 personas. Con aires de pazo gallego y vistas a las vides de Monterrei, el hotel flojeaba por temporadas y echaba el candado de diciembre a febrero. Francisco Pérez, presidente de la Asociación de Hosteleros de Monterrei, declaró a Europa Press que el cierre del hotel de Verín será “una desgracia” que repercutirá “negativamente” en el sector aunque admite que el establecimiento tenía “defectos y probablemente pérdidas”. PSOE y BNG han pedido explicaciones al Gobierno en el Congreso por un ERE “salvaje”. Yolanda Díaz, de AGE, se reunirá hoy con la plantilla del Parador ferrolano y defiende que es “viable”.