Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sabadell se desentiende de la Obra Social de la CAM y la deja al Consell

La Generalitat designará una comisión gestora en los próximos días

Biblioteca de la Casa Museo Azorín de Monòver, propiedad de la Obra Social de la CAM.
Biblioteca de la Casa Museo Azorín de Monòver, propiedad de la Obra Social de la CAM.

¿Qué pasará con las casas museo, aulas o centros medioambientales que gestionaba la Obra Social de la extinta Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM)? Los bancos carecen de obra social, y el Sabadell adquirió, hace ahora justo un año, únicamente el negocio de la antigua CAM, que por su naturaleza de caja de ahorros (y a diferencia de los bancos que reparten sus beneficios en forma de dividendos entre sus accionistas), revertía sus ganancias en actividades sociales que decidía su consejo de administración.

Al principio hubo negociaciones para intentar que la entidad catalana continuara vinculada a las actividades sociales y culturales que desarrollaba la CAM. La voluntad inicial del Sabadell era colaborar, pero el interés por controlar políticamente el nuevo patronato por parte de las Administraciones desbarató esta posibilidad. Cerrada esa vía y sin que se vislumbre otra salida de momento, a partir de ahora todos los activos de la Obra Social de la CAM, que ascienden a 134 millones de euros, serán gestionados por la Generalitat.

Doble presupuesto para que se note

La Fundación del Sabadell pretende que se note su presencia en las comarcas valencianas, aunque sin competir con la Obra Social de la antigua Caja Mediterráneo (CAM) Para ello, la Fundación Banco Sabadell va a duplicar su presupuesto para aumentar su actuación en la Comunidad Valenciana tras la absorción de la CAM. Ese aumento de presupuesto se va a dedicar a iniciativas culturales en esta autonomía, según ha anunciado el director territorial de SabadellCAM, Jaime Matas Vallverdú.

Matas explica que “en las últimas conversaciones con el consejo de administración se habló de tener una dotación específica para el territorio, ya que en el mismo hay otros actores que han bajado un poco el nivel en dedicación presupuestaria”, por lo que la fundación ha decidido “hacer una mención especial” para atender las propuestas que lleguen de la Comunidad Valenciana. “Sobre todo, en temas culturales, como exposiciones” y otras iniciativas, matiza.

Con este fin, avanza, aunque sin concretar la cifra, “se va a duplicar el presupuesto de la fundación, que básicamente es cultural, en su conjunto y la mayor parte de este importe extraordinario” va ir dedicado a la Comunidad Valenciana.

La idea es empezar a colaborar con otras instituciones y organismos, principalmente de ámbito cultural y del sector empresarial, poniendo especial énfasis en la pequeña y mediana empresa. Algunas de las colaboraciones que ya se empiezan a fraguar son la celebración del 25 aniversario de la Capella de Ministrers, las Jornadas de Economía de Alicante o la exposición World Press Photo Valencia.

Fuentes de la Consejería de Hacienda han confirmado a EL PAÍS este extremo, y anuncian que en “unos días” se nombrará una comisión gestora, con gente de reconocido prestigio del mundo de la cultura en la provincia de Alicante, para pivotar la transición hasta que se constituya un patronato con la participación de instituciones y entidades. “Incluso la del SabadellCAM”, apuntó un portavoz de la consejería.

Sin embargo, los nuevos gestores del banco catalán parece que no están por la labor. El presidente del Sabadell, Josep Oliu, en una rueda de prensa este viernes en Alicante, dejó claro que en su entidad “lo más importante” son los clientes. “Y a ellos nos debemos, no estamos para ser accionistas de nada”, dijo en referencia a futuras participaciones en otros negocios que los estrictamente relacionados con la clientela. Oliu. al ser preguntado sobre si en un futuro colaborarán con la Obra Social de la antigua caja de Alicante, contestó tajante: “El Sabadell no participará en ninguna fundación que no sea la suya propia, cuyo carácter es modesto y ámbito limitado”.

La Generalitat hereda tanto el personal, es decir, toda la plantilla (38 personas), como los inmuebles y los fondos que gestiona la antigua Obra Social de la CAM. Y en juego están el CADA de Alcoi (Centre d’Art d’Alcoi), la Casa Museo Azorín de Monòver, la Casa Museo Modernista de Novelda, todas las aulas de cultura, fundamentalmente las de Valencia, Alicante, Elche y Murcia, así como los centros medioambientales de Alcoi, Crevillent, Murcia y Buñol, entre otros.

El presupuesto aprobado para la Obra Social de la CAM es de 16 millones de euros para este año, y está autorizado un plan estratégico hasta 2015 que garantiza la continuidad de las actividades, aunque ahora todo está supervisado y pendiente de lo que decida la Generalitat, o las personas a las que designen para asumir las riendas de la comisión gestora.