Muere un joven en una discoteca de Figueres tras ser agredido

El Ayuntamiento de Barcelona precinta una discoteca de Sarrià por superar en un 300% el aforo

Los Mossos d’Esquadra detuvieron ayer a un hombre de nacionalidad dominicana por el asesinato de un hombre de 30 años en la puerta de la discoteca Noche Latina de Figueres (Alt Empordà) alrededor de las tres de la madrugada del pasado viernes.

El hombre acudió a la comisaría para confesar el crimen en la mañana de ayer. Sin embargo, la policía catalana ya lo tenía identificado, según explicaron fuentes del caso. El detenido seccionó el cuello a la víctima con una botella rota a las puertas del establecimiento, donde en diciembre del año pasado falleció apuñalado un cliente ecuatoriano.

Los hechos ocurrieron cerca de las tres de la madrugada, después de que la víctima, de nacionalidad hondureña, y el agresor, de 36 años, se enzarzaran en una pelea. El portero de la discoteca intervino en la trifulca y logró detenerla, pero el detenido volvió a entrar al local, rompió una botella de cerveza y le clavó el cuello roto a la víctima, que falleció poco después tendido en el suelo. En el local había pocos clientes a esa hora, unas 15 personas.

Tras el crimen, el agresor huyó del lugar en su coche y acompañado de su pareja, que también se encontraba en el lugar. Los agentes del Área de Investigación Criminal de Girona de los Mossos d'Esquadra se hicieron cargo de la investigación y consiguieron identificar al agresor antes de que este acudiera a comisaría. Según lo que declaró a los policías, el detenido percibió que la víctima le había faltado al respeto a su pareja, lo que le llevó a acometer el brutal crimen. El Juzgado de Instrucción número 1 de Figueres se ha hecho cargo del caso, que se encuentra bajo secreto de sumario.

Otro hombre de 34 años falleció el 18 de diciembre del pasado año en el aparcamiento de la misma discoteca, situada en un polígono industrial que acoge también otros locales de ocio. En aquella ocasión se produjo una pelea entre dos grupos de personas de diferentes nacionalidades, todos latinoamericanos. Los Mossos detuvieron a siete personas implicadas en la agresión. La federación de locales de ocio nocturno (FECASARM) y el propietario del local se personarán como acusación particular en el juicio por el crimen de este sábado.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Barcelona ordenó precintar ayer una discoteca del distrito Sarrià-Sant Gervasi por incumplir en un 300% el aforo máximo y permitir la venta de alcohol a menores, informa Efe. La Guardia Urbana actuó tras recibir una llamada que informaba de una gran aglomeración de público en la calle. Según el consistorio, el local tenía autorizado un aforo máximo de 165 personas y en su interior había más de 500 en el momento del desalojo. En la calle esperaban 400 personas más.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción