Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra muestra su apoyo a Castedo y el PP presiona para que se marche

La alcaldesa de Alicante evita hablar de su futuro para “no dar más morbo”

Alberto Fabra junto a la alcaldesa Sonia Castedo y José Císcar en la entrega de premios de la Asociación de la Empresa Familiar.
Alberto Fabra junto a la alcaldesa Sonia Castedo y José Císcar en la entrega de premios de la Asociación de la Empresa Familiar.

Sonia Castedo bajó del coche oficial, y saludó con dos besos al vicepresidente del Consell, José Ciscar, que esperaba la llegada del presidente de la Generalitat. Los dos charlaron distendidamente y acapararon la atención de los fotógrafos. “¿La foto no es la del presidente?”, ironizó la alcaldesa de Alicante. Se trataba del primer encuentro oficial tras las declaraciones de Ciscar, el viernes pasado en Valencia, cuando dijo que si él estuviera imputado como la alcaldesa de Alicante, ya habría dimitido.

La presión interna en el PP para que Castedo se marche aumenta, pero ella se resiste y no piensa tirar la toalla. A los pocos minutos llegó Alberto Fabra y comenzó el acto de la entrega de premios de la Asociación de la Empresa Familiar de Alicante. El vicepresidente cedió su butaca a Castedo para que la alcaldesa se sentara entre Fabra y Ciscar, y no hubiera interpretaciones.

Facilidades, pero no dinero

Un diálogo de sordos. En eso se convirtió este miércoles la entrega de los Premios de la Asociación de la Empresa Familiar de la Provincia de Alicante. Los empresarios reclamaron al presidente de la Generalitat “medidas urgentes” para resolver los problemas de financiación. Francisco Gómez, presidente de la asociación, exigió resolver “de inmediato” la situación de las Sociedades de Garantía Recíproca para que actúen como soporte de la financiación de las Pymes. Alberto Fabra insistió en que la Generalitat trabaja para poner las cosas “más fáciles” a los empresarios y anunció que reestructurará el Instituto Valenciano de Finanzas para convertirlo en un “verdadero banco de emprendedores”. El jefe del Consell repasó algunas de las medidas, como el Plan de Incentivos o las licencias exprés para abrir nuevos negocios, y habló de un “compromiso conjunto con los empresarios” para salir de la crisis. Fabra recordó que han cambiado la política de “ayudas por la de incentivos” y puso la Generalitat “a disposición” de los empresarios para crear empleo. Pero el auditorio salió un tanto decepcionado al ver cómo Fabra no habló de los impagos ni de las deudas, ni tampoco garantizó más liquidez para sus empresas.

Al finalizar el acto, el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, atendió a los medios para reiterar, por activa y por pasiva, que tiene plena confianza en la regidora implicada en el caso Brugal.

“Estoy convencido de que Castedo demostrará que su trabajo siempre ha ido encaminado a mejorar la calidad de vida de los alicantinos”, aseguró Fabra. Los periodistas preguntaron al jefe del Consell si compartía las declaraciones Ciscar y contestó que “los que conocemos alcaldesa sabemos que este proceso quedará en nada porque la tramitación del PGOU fue transparente y buscando los beneficios de los alicantinos”. Fabra zanjó el tema asegurando que “tengo plena confianza en ella, conozco a Sonia Castedo desde hace tiempo, y tanto a mí como mucha gente de Alicante nos genera confianza”. Asimismo, mostró su esperanza en que la alcaldesa “demuestre” su inocencia.

Unas horas antes la alcaldesa de Alicante evitó pronunciarse sobre las palabras del vicepresidente del Consell, para evitar “dar más morbo” sobre su futuro político. En declaraciones a los periodistas al término de un pleno infantil con motivo del día mundial del niño, la alcaldesa al ser preguntada sobre si dimitirá si se abre juicio oral contra ella, dijo: “No voy a entrar en eso, no voy a dar más morbo. Trabajo y tengo muchos proyectos para esta ciudad y eso es lo que me ocupa y me preocupa”, insistió. Castedo manifestó que esos debates “no dan sino quitan” a los intereses del municipio.