Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El concejal Ballarín ‘olvida’ pagar sus facturas

El edil de Moncloa-Aravaca incumple los procedimientos legales para encargar trabajos

El Ayuntamiento debe pagarlos tres años más tarde mediante un procedimiento extraordinario

Álvaro Ballarín, durante el un pleno del Ayuntamiento de Madrid en 2008. Ampliar foto
Álvaro Ballarín, durante el un pleno del Ayuntamiento de Madrid en 2008.

El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado esta mañana en comisión, merced a la mayoría absoluta del Partido Popular y con el rechazo de la oposición en bloque, el pago de varias facturas que guardaba en el cajón el concejal del distrito de Moncloa-Aravaca, Álvaro Ballarín, algunas desde 2009, otras desde 2011. La gravedad del asunto no radica sólo en que el concejal se olvidara de abonarlas la pasada legislatura y ahora el Ayuntamiento deba acudir a un proceso extraordinario para ponerse al día. Además, la Intervención General, el órgano encargado de vigilar la contabilidad municipal, ha denunciado en un informe que el concejal se saltó a la torera el procedimiento jurídico y administrativo. Es decir, según ha denunciado el líder de Unión Progreso y Democracia, David Ortega: contrató directamente a dedo y al margen de la ley.

Las facturas ascienden a 65.800 euros. Según ha explicado Ballarín, ese dinero pagó programas de mano que, "con mucha calidad", se entregaron a los asistentes a actividades culturales celebradas en ese distrito. Ha excusado que se saltara todos los trámites legales a la hora de encargar esos trabajos aduciendo que "no daba tiempo" a seguirlos. Sin embargo, se ha referido a actividades culturales ordinarias, como las representaciones operísticas en el templo de Debod, que se programan con antelación, no con urgencia.

En opinión del concejal socialista Marcos Sanz, más que el caso en concreto, lo verdaderamente relevante es que "se haya convertido lo extraordinario", el pago de facturas olvidadas en un cajón, "en costumbre". "Ya se han encendido todas las alarmas y luces rojas sobre esta mala práctica", ha añadido. En efecto, no es la primera vez que esto ocurre, y tampoco es la primera vez que el protagonista es el concejal de Moncloa-Aravaca.

Cuando el Gobierno central obligó a los ayuntamientos la pasada primavera a pagar todas sus facturas atrasadas, Madrid hizo la cuenta de los recibos pendientes de la etapa en la alcaldía del ahora ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón: 1.017 millones de euros. Emergieron además facturas por valor de 5,5 millones de euros que la concejalía de Hacienda desconocía, es decir, que sus responsables guardaban en un cajón porque no podían pagarlas o porque tenían dudas sobre su legalidad.

Entre estos recibos, Ballarín tenía uno de 56.000 euros por las estrellas luminosas que colgó en las calles Princesa, Ventura Rodríguez y Princesa para señalizar el bautizado como "distrito de cine". La empresa que las colocó intentó cobrar el recibo en 2009, pero el Ayuntamiento llegó incluso a negar la obra para no tener que pagarla. En 2011, la empresa acudió a la Justicia, al comprobar que en el distrito ni siquiera le cogían el teléfono. El juez le dio la razón, y el Ayuntamiento terminó por pagar.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram