Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santiago Auserón defiende la africanidad sin complejos de la música española

El cantante y escritor indaga en las raíces de la música española y reinvindica la diversidad frente al discurso unitario

Santiago Auserón, en la exposición 'Covers' de la Nau de la Universitat de València.
Santiago Auserón, en la exposición 'Covers' de la Nau de la Universitat de València.

El control escénico de Santiago Auserón se le supone. Fue el líder de un grupo mítico y multitudinario del pop español, Radio Futura. También se conoce su notable fluidez verbal, su cabeza muy bien amueblada, y su afición por la filosofía. Lo que no deja de sorprender es observar su portentosa capacidad de hilar ideas a una velocidad vertiginosa para armar un complejo discurso sobre las raíces de la música española, al mismo tiempo que hace un guiño sarcástico a la realidad.

Lo hizo en la tarde del martes ante los periodistas, justo antes de impartir una conferencia en una abarrotada Aula Magna de la Nau, en el seno del espacio de debate Claustre Obert, creado por la Universitat de València y el EL PAÍS. El profesor universitario de Matemáticas y experto en las culturas del rock Luis Puig ofició de presentador y el vicerrector de cultura, Antonio Ariño, de moderador del encuentro. El cantante también llamado Juan Perro acaba de publicar, precisamente, el libro El ritmo perdido (Península), en el que indaga en el pasado africano de muchas de nuestras canciones, bailes y también literatura.

"Tenemos que quitarnos los complejos", afirmó Auserón (Zaragoza, 1954). "El vínculo con la música africana no sólo proviene de la influencia de los negros americanos", comentó.  Siglos atrás, la península ibérica formaba parte del "circuito de intercambios de la rítmica de intencional". "Conviene recuperar esa memoria para quitarnos de encima complejos y ver con perspectiva nuestro modo de participar en las músicas internacionales".

Señaló que desde que su generación tomó contacto con la música de la negritud americana y recibió el influjo de las telecomunicaciones, la música popular española "parece que se ha movido un poco por el mimetismo, por la imitación de estilos que se generan fuera, hecho muy condicionado por el poderío industrial del mundo anglosajón sobre todo de Estados Unidos".

"Pero en lo cultural nuestra dependencia no es tan fuerte como en el terreno tecnológico y podemos sentirnos partícipes en relación de igualdad porque nuestros antecesores han intervenido". Recordó que en el siglo XVII en la Andalucía Occidental llegó a haber hasta un 10% de negros, que dejaron impresa su huella en la música y en bailes como la chacona, que alcanzó incluso a Johan Sebastian Bach, si bien ya desprovista de su negritud. Incidió en que estos se relacionaban con los gitanos. Y desde los puertos, burdeles y tabernas se expandió no sólo a la música popular, sino también a la literatura y a los escenarios.

Sin embargo, "la historia de España ha sido muy olvidadiza con todas las cuestiones interétnicas y culturales porque ha predominado la necesidad de intentar resolver los conflictos de la diversidad por el criterio de la unicidad y con un carácter un poco reductor de nuestras realidades". Por ello, "es bueno" recordar que "formamos parte de una trama intercultural e interétnica de la manera más natural del mundo".

Para ello, el libro explica, "por primera vez", el trayecto completo de la evolución de los ritmos populares en la península desde la Baja Edad Media hasta nuestros días, entrando en territorios tan diversos como la musicología, la filología, la historiografía, la sociología o la antropología cultural.

El cantante, compositor y ahora escritor Santiago Auserón (Zaragoza, 1954) criticado este martes a la industria musical como "burbuja precursora" que "estimuló tanto el ansia de ganancia rápida y poco formal que se ha cargado el negocio porque ha permitido salir a la luz a la música más estúpida y liviana".

El que fuera líder de Radio Futura entre 1980 y 1992, y después conocido como Juan Perro en su carrera en solitario lamentó también que "la música más tonta es lo único que parece predominar porque es la única que produce rentabilidad con el mínimo trabajo. Eso se está cargando nuestra cultura". "Ahora puedo decirlo así de claro porque soy independiente", sentenció.

En este sentido, señaló que "los grandes financieros y los grupos inmobiliarios han aprendido de la canción popular a vender fácil, a especular y a llevárselo todo sin dar explicaciones a nadie y desoyendo al tejido social impunemente".

Pensar la vida

Preguntado por su trayectoria musical, Santiago Auserón comentó que Radio Futura fue "el aprendizaje" para él. "Las letras y el pensamiento eran y siguen siendo mi vocación", confesó mientras que "el oficio de la música fue una pasión de aficionado que se complicó en un local de ensayo de los amigos", y a la que está "muy agradecido".

De hecho, las canciones le están permitiendo "pensar la vida, reflexionar, entender la realidad, es una puerta para entrar a lo que pasa en la sociedad muy interesante. Las canciones son un hecho muy misterioso y un vínculo social muy poderoso", admitió.

Posteriormente, en su carrera en solitario como Juan Perro ha realizado una "búsqueda deliberada de un sustrato un poco más firme, de tradiciones". Ha intentado "unir la tradición afroamericana que canta en inglés y la tradición afrolatina que canta en español y ahora el cometido que me toca es demostrar que hay un vínculo de esas dos tradiciones con las músicas de nuestra península". Y en un futuro Juan Perro "tiene cierto recorrido aún", concluyó para gusto de sus numerosos seguidores.