Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas anuncia ahora que se reunirá con los sindicatos tras el 25-N

CiU compara la independencia con la liberación colonial

El líder de CiU, Artur Mas, ayer en un acto de la fundación Nous Catalans.
El líder de CiU, Artur Mas, ayer en un acto de la fundación Nous Catalans.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, quiso responder ayer a las críticas por el poco caso que ha hecho durante su legislatura a los sindicatos con un anuncio: el candidato de CiU se reunirá inmediatamente después del 25-N con los dirigentes en Cataluña de UGT, Josep María Álvarez, y CCOO, Joan Carles Gallego. La cita llega después que Mas tratara por la tarde con ambos dirigentes sindicales los efectos de la huelga del pasado miércoles. En la conversación abordaron el malestar visto en las calles y se acordó la reunión “para inmediatamente después de las elecciones”. Si no es antes es para evitar “que digan que todo es por la fotografía”. El encuentro, puntualizó Mas en un mitin en Terrassa (Vallès Occidental), está abierto a todos los agentes sociales.

Mas intentó con este gesto disimular la incomodidad que la huelga ha provocado en las filas de CIU: la oposición ha criticado la ausencia del Gobierno y las protestas volvieron a poner sobre la mesa que la legislatura se ha caracterizado por los recortes. Sin embargo, el líder nacionalista los obvió, y mezcló todo el malestar popular para ligarlo a su proceso soberanista. “Vimos en las calles en forma de manifestación y huelga el malestar que hay. Y de este sentimiento de que parte de la sociedad catalana de que saldríamos mejor de la crisis si fuéramos por un camino de más libertad”, dijo Mas.

Duran puntualiza

El discurso social, en que las referencias a los recortes son inevitables, incomoda a Mas, que lo fía a todo a su apuesta soberanista. Todo, resumido en un argumento: “Con el Estado propio habría menos crisis, menos recortes, y menos protestas”. CiU, que gracias a capitalizar la manifestación de la Diada aspira a una mayoría absoluta impensable antes del 11-S, seguirá en esta tónica en la recta final de campaña: se la juega a la carta del Estado propio. Eso sí, Josep Antoni Duran i Lleida remarcó ayer que el programa de CiU no apuesta por la independencia.

Mas modula su discurso en función del auditorio: dio buen ejemplo de ello en un acto matutino con inmigrantes, donde comparó la liberación colonial con el proceso soberanista. “Casi todos ustedes vienen de países que han tenido que enfrentarse a un proceso de autodeterminación”, dijo. 

“Ahora Cataluña se encuentra en una situación que no es exactamente la misma, pero se parece. Nuestro objetivo es ser un país más próspero y justo”, proclamó el candidato ante un auditorio entregado y haciendo referencia a la descolonización.

Mas desmintió que su giro independentista tenga motivos identitarios, y unió constantemente independiente con bienestar. Un argumento que también vale para los votantes catalanes nacidos en el resto de España, claves para la mayoría absoluta a la que aspira CiU. “No es fácil identificarse con toda la historia milenaria de un país cuando acabas de llegar. Pero ahora a identidad es el proyecto, y aquí cabemos todos”.

Mas tuvo ayer el día más variopinto de esta campaña. Empezó el día con dos inclasificables actuaciones musicales: la de Nous Catalans Band, seis jóvenes que apuestan por una mezcla edulcorada de rap y pop en catalán; y la de Roger Reyes, cantante de la Principal de la Bisbal que entonó con lucidez la sardana La Puntaire. Y lo cerró también con música, más contemporánea: la que amenizó la fiesta de las juventudes nacionalistas en la sala Luz de Gas.