Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andalucía defiende que la sanidad privada tiene más coste y peor resultado

La consejera dice que la carta de servicios es superior al de otras comunidades con menos gasto

María Jesús Montero, este martes tras el Consejo de Gobierno. Ampliar foto
María Jesús Montero, este martes tras el Consejo de Gobierno.

La consejera de Salud y Bienestar Social, María Jesús Montero, ha defendido este martes que el sistema público es más barato y más eficiente que el privado. La responsable de sanidad en el Gobierno ha destacado que la inversión por andaluz y año es de 985,56 euros, menor al de otras comunidades pero suficiente para mantener una mayor cartera de servicios. 

Montero ha presentado estos datos en un informe elevado al Consejo de Gobierno, donde se destaca el ahorro de 300 millones de euros al año por la extensión de las operaciones quirúrgicas sin ingreso hospitalario, alrededor de 250.000. A estas intervenciones se suman las más de 250.000 de cirugía menor en los centros de atención primaria y las 17.000 que se registran en los hospitales de alta resolución.

La consejera ha argumentado, como ejemplo de la mejor gestión en el ámbito público sanitario andaluz, que el protocolo único de atención al ictus ha supuesto que el coste de esta asistencia oscile entre 1.711 y 2.520 euros en Andalucía, mientras que en los hospitales de Navarra puede llegar hasta los 3.012 euros. Esta diferencia de 500 euros por asistencia puede suponer un ahorro anual superior a los 7 millones de euros sólo en la atención a esta patología.

Atención primaria

La representante del Gobierno también ha destacado que Andalucía es la comunidad con mayor porcentaje de gasto en atención primaria (18,1% del gasto frente a la media nacional del 14,6%), muy por encima de comunidades como Madrid (12,8%) o Valencia (12,9%), lo que ha permitido multiplicar por siete el número de centros de salud y ampliar el equipamiento para el diagnóstico.

El aumento de recursos materiales ha ido acompañado también de un incremento de profesionales. El 42% de los médicos de la sanidad pública andaluza desarrollan su labor en atención primaria. Esta plantilla, que es un 80% fija, ha crecido un 3% desde 2007.

Igualmente, se ha avanzado en las nuevas competencias de los profesionales de enfermería respecto a la indicación de fármacos que no requieren receta médica. Desde el inicio de esta prestación, en septiembre de 2009, se ha conseguido un ahorro de 16,3 millones de euros y una reducción del 9% en la indicación de productos y accesorios sanitarios.

Gasto farmacéutico

El desarrollo en los últimos años de la prescripción por principio activo, que se sitúa ya en el 92,8% del total de recetas, ha permitido celebrar en Andalucía la primera adjudicación por convocatoria pública de medicamentos para su dispensación en las farmacias y supondrá un ahorro previsto de entre 40 y 200 millones de euros. También se han adjudicado 297 lotes de medicamentos por un importe de 674,5 millones, lo que supone un ahorro del 8,7% (64 millones de euros) respecto al precio anterior.

Además, la gestión en Andalucía del nuevo copago de medicamentos ha evitado que los pensionistas tengan que aportar dinero más allá del límite mensual que tengan impuesto, lo que ha supuesto también ahorrar los trámites administrativos que tendrían que hacerse para devolver el dinero adelantado. De hecho, la aplicación de este copago tal y como se ha hecho en otras comunidades autónomas con la devolución posterior del dinero, supondría gestionar sólo en un mes más de 300.000 expedientes administrativos, que en Andalucía no se están realizando.

Finalmente, el sistema informático Diraya ha permitido también ahorros valorados en 493,7 millones. En este sentido, por cada 100 euros invertidos en esta herramienta ha habido un retorno de 277 euros en beneficios socio-económicos.