Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Katia, la hija de un exconcejal socialista

Es una de las tres jóvenes fallecidas y acababa de cumplir 18 años

Su padre era edil socialista en el municipio de Daganzo hasta hace unos meses

Katia Esteban Casielles en una fotografía de su perfil de Facebook.
Katia Esteban Casielles en una fotografía de su perfil de Facebook.

Katia Esteban Casielles, hija del exconcejal de Daganzo Ángel María Esteban Sanz, acababa de cumplir el pasado 4 de octubre 18 años. Vivía en este municipio del este de la Comunidad de Madrid de 9.000 habitantes y, según su perfil en la red social Facebook, que es de acceso abierto, terminó la secundaria en el Instituto Lázaro Carreter de Daganzo el año pasado. Estudiaba en Alcalá de Henares primero de Bachillerato de Sociales. Su padre, natural de Monreal del Campo (Teruel), fue edil socialista en el Ayuntamiento de Daganzo hasta la victoria del PP en las elecciones de 2011. Su madre, Alicia, murió de cáncer hace dos años. Tenía una hermana, Tania.

La familia vive en un adosado cerca del instituto Lázaro Carreter de Daganzo, localidad a la que se trasladó hace 10 años, según relata Prudencio Méndez, encargado del cementerio y amigo de la familia. La primera corona que ha llegado al tanatorio de la localidad la ha enviado el Ayuntamiento.

Alba Villar, amiga suya desde el colegio, cuenta que Katia era muy sociable y divertida. Estuvieron juntas en un grupo de pop de la escuela de música de Daganzo. Otro amigo, João, relata que estaba muy contenta con sus estudios. La noticia de su muerte, transmitida a través de Whatsapp, ha conmocionado a su círculo más próximo, que se ha trasladado al tanatorio durante la tarde.

Su padre, Ángel, es un comprometido activista de los movimientos ciudadanos, según explica su biografía en la página web del Partido Socialista de Daganzo, al que se unió en 2011 como independiente, además de un acérrimo defensor del software libre y del desarrollo de actuaciones en Internet que permitan e incentiven una participación activa de todo el mundo. Era un hombre muy querido entre sus vecinos. Sus hijas, relata Prudencio, ya tenían la vida hecha y acostumbraban a desplazarse a Madrid en sus ratos de ocio.

Katia es una de las tres chicas fallecidas esta madrugada por asfixia al resultar aplastadas en una multitudinaria fiesta de Halloween, que se celebraba en el pabellón deportivo Madrid Arena de la capital. Las víctimas tienen entre 18 y 20 años y son todas españolas. Las fallecidas, además de Katia, son Rocío Oña Pineda y Cristina Arce de la Fuente. Las dos heridas, que se encuentran ingresadas, son María Teresa Alonso Vinater, nacida en 1992, que está en el hospital Jiménez Díaz, y Belén Langdon Real, en el Doce de Octubre.

La Policía habla de una "avalancha" y apunta a una bengala como origen del suceso, que se ha producido no en la pista de baile sino en el pasillo principal de acceso a la pista. Según los organizadores, no había exceso de aforo (se vendieron 9.650 entradas sobre una capacidad total de 10.600 personas) y el Ayuntamiento ha informado de que las empresa organizadora tenía todos los permisos en regla.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información