La inversión en 2013 retrocede a los niveles de 2004

La Junta evita por segundo año dar datos provinciales de la distribución de las cuentas Las ONG denuncian el recorte "brutal" de las partidas destinadas a la cooperación

El presupuesto aprobado ayer por el Gobierno andaluz para 2013 recoge una inversión de 3.814,1 millones de euros, lo que representa un 2,6% del Producto Interior Bruto andaluz, y un 21% menos que en el ejercicio que concluye. La inversión real queda reducida a 1.049,3 millones de euros, un 15,9% menos que en el ejercicio de 2012.

El sostenimiento de los servicios esenciales ha dejado reducida la capacidad inversora de la comunidad a los niveles de 2004, cuando las cuentas andaluzas reflejaban 3.867 millones de euros. Pese a ello, la consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, destacó que la comunidad ha mantenido el esfuerzo inversor desde el inicio de la crisis, con un 23% de la realizada por el conjunto de la autonomías. “La prioridad no está en construir un kilómetro más de autovía, sino en mantener abiertos los hospitales y prestar atención sanitaria y educativa a todos”, dijo Aguayo que, no obstante, resaltó que los más de 3.800 millones no es una partida despreciable en un escenario financiero muy restrictivo en el que se recortan desde el Ejecutivo central el 50% del importe de las transferencias finalistas, así como un 25,6% el del Fondo de Compensación Interterritorial, el principal instrumento de solidaridad interregional con el que cuentan las comunidades autónomas.

Aguayo destacó los 370,5 millones de euros de políticas y planes orientados a la creación de empleo, así como los 500,6 millones que se destinarán a políticas de I+D+i. De igual manera, la consejera resaltó el esfuerzo de apoyo a los sectores productivos más importantes de la comunidad como el turistico, a cuyas políticas se destinan 234,1 millones.

Por segunda vez consecutiva, en el proyecto de ley de Presupuestos de la comunidad para 2013 no figura el desglose de las inversiones por provincias, como siempre ha sido habitual en la Junta de Andalucía. Izquierda Unida criticó duramente esta decisión el pasado año, aunque ahora ha mantenido un prudencial silencio una vez que es parte del Gobierno de coalición.

Aun así, los consejeros de la Junta iniciaron ayer la tradicional gira por las ochos provincias para vender los recursos que se destinan a proyectos provinciales. La obra nueva, como ocurrió el año anterior, es inexistente y se ha optado por terminar los proyectos ya iniciados en ejercicios anteriores. En el caso de la construcción de los metros, la Consejería de Fomento y Vivienda ha consignado 90,3 millones de euros para poner en servicio las líneas 1 y 2 del metro de Málaga hasta el intercambiador de la estación del AVE María Zambrano. También para el de Granada hay una partida de 130 millones de euros, que garantizan el aval para el préstamo del Banco Europeo de Inversiones. Por el contrario, no existe ninguna partida para iniciar nuevas líneas de metro en Sevilla, aunque se destinarán 43 millones para la explotación de la línea uno, así como para la entrada en funcionamiento del Tranvía de la Bahía de Cádiz.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Junto con las inversiones, otra de las partidas que se resienten fuertemente son las destinadas a la cooperación internacional. Las ONG censuraron el recorte del presupuesto andaluz en esta materia, que calificaron de “brutal”. La Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo reducirá sus cuentas de 58,9 millones a tan solo 44 millones, un 25,3% en relación al vigente presupuesto. También el Fondo Andaluz para la Promoción del Desarrollo (Faprode) pasa de contar con 10,5 millones de euros en 2012 a tan sólo 4,6.

Estos fondos dependen del vicepresidente y consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales, Diego Valderas, quien se quejó del “retroceso presupuestario”, aunque confió en que se trate de una medida “coyuntural” que pueda revertirse a lo largo de la legislatura, durante una comparecencia en comisión del Parlamento.

“Somos plenamente conscientes de que no es el momento de plantear un aumento de fondos para la cooperación, sino de realizar un ajuste en los mismos”, señaló Vaderas.

Por su parte, la diputada socialista Micaela Navarro apuntó que el compromiso del Gobierno andaluz con la cooperación al desarrollo debe estar por encima de la coyuntura económica, aunque hay que ser “realistas” porque la crisis se deja sentir “en todos los ámbitos”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS