Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
DIEGO EL CIGALA | CANTAOR

“No va a quedar ni para ‘foie gras’ Apis”

Se cuela en los circuitos de música clásica y actúa por primera vez en el Auditorio Nacional

Diego El Cigala, ayer en la terraza del hotel Ada Palace de Madrid. Ampliar foto
Diego El Cigala, ayer en la terraza del hotel Ada Palace de Madrid.

Se ha colado en el circuito de música clásica y, con él, todo el reino de los flamencos. Diego Ramón Jiménez Salazar (Madrid, 1968), El Cigala, se subirá hoy al escenario del Auditorio Nacional. El gitano que conquistó la fama cantando boleros con Lágrimas negras, hoy lo hará solo con la guitarra del Morao, con un cajón y tres palmas: Cigala tres flamencos. Será la primera vez para los dos: para esa gran sala con un recital flamenco y, para él, en ese auditorio.

Pero eso será esta noche. Ayer El Cigala también quería hablar de lo que habla todo el mundo: “La crisis ha mermado las posibilidades. Gracias a Dios yo tengo el mercado latino: Venezuela, Chile, Argentina, Colombia… Todo lo canalizo desde el flamenco, pero allí los boleros revientan”, explicaba. “Con tanto viaje, ahora voy tomando conciencia de cómo está España y, como dicen mis compañeros, la cosa está mu malita. Lo del 21% de IVA es un atraco a mano armada, no deja margen de ganancia, ni al empresario ni al artista. La cultura se va al carajo. Y a mí me entra veneno cuando me preguntan por ahí por como están las cosas aquí, porque yo amo a España y llevo mi música como bandera”. Ahí la soltó y ahí la dejó. Le faltó decir “y ole”.

Lo del 21% de IVA es un atraco a mano armada. La cultura se va al carajo

Pero, acto seguido, el cantaor se torna en una especie de monologuista del Club de la Comedia y se arranca por todo menos por bulerías: “Y allí me preguntan [pone acento argentino]: ¿Y cómo harán con el paro? Y yo digo que le pregunten a sus majestades los reyes. Y vuelven: ¿Vos creés que van a tener salida? Y yo digo: ‘Tirando un córner muy muy bueno’... Hasta 2020. En 2020 vamos a colgar las quijadas como burros, vamos a echarles sal gorda para que no se sequen y luego nos pueden servir como instrumentos de percusión (hacen un sonido bueno), porque no va a haber ni para paté, no va a quedar ni para foie gras Apis”.

Lleva dos años rasgando los tangos con su voz, pero no se ha cansado. Lo que viene con este gitano, aventajado discípulo de Camarón de la Isla y perfecto imitador de Torrente, son más tangos en la forma de un homenaje a la gran folclórica argentina Mercedes Sosa, con poemas de Martín Fierro y de Atahualpa Yupanqui. Y hasta ahí puede leer sobre su nuevo disco: “No puedo decir más, estoy muy ilusionado, hay que escucharlo”. Habrá que esperar a marzo del año que viene.

Pero aún hay más. Lo siguiente será un disco sinfónico, “si se puede con la orquesta de Viena, que ya me han presentado al director”. Y, aquí viene la sorpresa, después va a meterse con las rancheras-boleros siguiendo los pasos de cantantes mexicanos históricos como Javier Solís o José Alfredo Jiménez. El Cigala, con grammys, ondas y discos de platino en su haber, no tiene miedo al fracaso: “Mientras esté satisfecho con lo que hago... Lo que más amo es la música, pero lo primero soy yo. Y a mí no me va a achicar todo esto que está pasando, con coger el paso y salir de aquí... Me voy a México que es bien chingón”.

Tuvo los mejores consejeros. Bebo Valdés, que venía de estar limpiando cristales por las mañanas y tocando el piano vestido de esmoquin por las tardes en el salón de un hotel, le enseñó lo que era una clave cubana y juntos dieron con la del éxito. Chavela Vargas fue su chamana: “Canta lo que te dé la gana, si a ti te emociona le va a gustar a la gente, cabrón”. Próximo sueño: el coliseo de Roma. “Y si canto mal, que suelten las fieras”.

Diego El Cigala actúa hoy a las 20.00 en el Auditorio Nacional.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram