Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gobierno tripartito de Alcoi se tambalea

Las contrataciones a una empresa afín al Bloc levanta sospechas tanto del alcalde como de la oposición

El gobierno tripartito en Alcoi, presidido por el alcalde socialista, Antoni Francés, con el apoyo de los cinco ediles del Bloc y los dos de Esquerra Unida, se tambalea. La confianza de la edil de Cultura, Anna Serrano, hacia la empresa Gal.la Events de la que es apoderado Pere Garcia, un histórico colaborador del Bloc, ha levantado sospechas tanto por parte de los concejales de la oposición como del propio alcalde, que este martes pedirá “explicaciones públicas” a los ediles del Bloc.

Pere Garcia trabajó para el Ayuntamiento de Elche como responsable de prensa del Bloc-Compromís en época del alcalde socialista, Alejandro Soler. Antes, durante los años 2003-2004 estuvo de asesor del Bloc en el Ayuntamiento de El Campello, y ahora recala en el Ayuntamiento de Alcoi, de la mano de la concejal de Cultura, Anna Serrano, también del Bloc.

El concejal del grupo de los no adscritos, Mario Santacreu, que abandonó hace unas semanas el PP, emitió este lunes un comunicado en el que denuncia “irregularidades” en la contratación del concierto de Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina en Alcoi, que generó un negocio de unos 300.000 euros. Según los datos de los grupos de la oposición en diciembre de 2011 se inscribió en el registro mercantil esta empresa, cuyo apoderado es Pere Garcia, quien, según Santacreu, “curiosamente” se presentaba en las ruedas de prensa y en los actos públicos como representante de la “empresa promotora” del concierto del pasado verano.

La misma firma se presentó al concurso para gestionar el Teatro Calderón de Alcoi, y ha sido excluida por no cumplir con el pliego de condiciones, según fuentes municipales. Pero la empresa que ha ganado ha anunciado que contratará a Pere García como responsable de comunicación. Toda esta acumulación de casualidades ha encendido todas las alarmas. El concejal Mario Santacreu considera “poco comprensibles algunas circunstancias que rodean a este concierto y la contratación del mismo”. Y desde alcaldía exigen “explicaciones claras y responsabilidades políticas”.

El implicado en la polémica, Pere Garcia, reconoce a EL PAIS que fue contratado por la empresa organizadora del concierto para llevar prensa pero que “jamás” organizó el concierto, ni cobró directamente del Ayuntamiento. Garcia admite que a partir de ahora su empresa llevará la comunicación del Teatro Calderón, y concluye: “Todo es legal, soy un profesional de la comunicación que se quedó sin trabajo y montó su empresa para trabajar”.