Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP tendrá que dejar la federación de alcaldes estatal si sale de la andaluza

La FEMP fija que sus socios tienen que estar en las instituciones regionales

Juan Ignacio Zoido (derecha) y el secretario general del PP, José Luis Snaz, en Córdoba.
Juan Ignacio Zoido (derecha) y el secretario general del PP, José Luis Snaz, en Córdoba. EFE

El aún presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) y alcalde de Dos Hermanas, el socialista Francisco Toscano, envió ayer un recordatorio al Partido Popular para que reconsidere su decisión de abandonar esta institución, ya que esta medida implica de manera automática su salida de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), controlada por el PP.

Este órgano estaba presidido por el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, quien dimitió de presidente cuando fue elegido líder del PP andaluz en julio pasado en sustitución de Javier Arenas.

Los populares anunciaron el pasado día 20 su marcha en bloque de la FAMP por la falta de acuerdo con los socialistas sobre qué partido debe presidir el organismo. Los populares argumentan que debe recaer en uno de los suyos porque en las pasadas elecciones municipales fueron los más votados. Los socialistas andaluces contraargumentan que son ellos los que gobiernan en mayor número de ayuntamientos y que son los que tienen más votos en este organismo. El PP justificó su portazo por “la soberbia y prepotencia” del PSOE, según dijo Zoido, y “por responsabilidad y por defender el principio de representatividad democrática de todos los andaluces”. La FAMP lleva un año sin renovarse.

Los populares estudian vías jurídicas para sortear los estatutos

Por ahora, a la sede de esta institución no ha llegado ninguna petición formal de baja, aunque sí ha habido anuncios de abandono. Uno de los primeros en tomar el camino del adiós ha sido la Diputación de Granada que el pasado jueves lo aprobó en un pleno provincial, con el voto en contra de socialistas e Izquierda Unida y el apoyo del equipo de gobierno del Partido Popular. Fuentes de la Diputación indicaron que ese acuerdo es firme, descartaron dar marcha atrás y que seguirán adelante con la tramitación del expediente de baja de la FAMP informa Valme Cortés.

Pero la decisión adoptada en bloque por los alcaldes y concejales del PP de Andalucía, en un acto de partido, puede costarle cara a la federación estatal, que domina el PP, porque hay una “reciprocidad” entre ambos organismos, dejó caer Toscano en Canal Sur Televisión.

Los Estatutos de la FEMP establecen en su artículo 48 lo siguiente: “Con carácter general, el alta de un municipio en la FEMP supondrá la afiliación automática a la federación territorial respectiva y, viceversa, salvo que en el protocolo correspondiente se determine otro régimen”. También en el caso de salida ocurre lo mismo: “De igual forma se procederá para el caso de baja de los asociados, siendo esta automática en las federaciones vinculadas a la FEMP”.

Estas normas no van a hacer que el PP rectifique su decisión de marcharse de la FAMP. La posición en este sentido es firme —“nos vamos”, enfatizaron anoche fuentes del PP—. Estos medios indicaron que se están “estudiando jurídicamente” las vías existentes para estar fuera de la federación andaluza y permanecer en la estatal.

Toscano pidió a su partido que trabaje para que el PP rectifique su decisión y afirmó que si las negociaciones se hubieran llevado entre los alcaldes, en vez de las direcciones de los partidos, se hubiera evitado la ruptura en el seno de la FAMP. También recordó al PP que la suma de votos de PSOE, Izquierda Unida y Partido Andalucista en la institución suman mayoría absoluta para elegir a los órganos de gobierno.