Uno de cada cuatro parados es andaluz

La comunidad aporta el 72% de los nuevos desempleados, que suman ya 1.424.200 personas Griñán achaca el paro a los recortes y a la reforma laboral

Desempleados, en una oficina del paro en Jaén.
Desempleados, en una oficina del paro en Jaén.EFE

Andalucía se ha convertido en la comunidad que más parados aporta al conjunto nacional. Uno de cada cuatro desempleados es andaluz. Las 61.300 personas que han perdido el trabajo en el tercer trimestre del año (un 4,5% más que en el trimestre anterior) han elevado las cifras de desempleo hasta las 1.424.200 personas, con lo que la tasa de paro se situó en el 35,42% de la población activa, diez puntos más que la media nacional.

Frente a los 2.597.000 personas ocupadas hay 1,42 millones sin ocupación, según la Encuesta de Población Activa (EPA). De los nuevos desempleados del conjunta del país en el último trimestre (85.000) el 72% lo ha aportado Andalucía, donde la pérdida de empleo ha sido muy superior a la media.

Entre septiembre de 2011 y el mismo mes de 2012 el paro se ha incrementado en 191.300 personas (15,5%) y se han destruido 155.700 empleos (5,66%), pese a que el crecimiento de la población activa no ha llegado ni a las 3.000 personas (0,07%).

La reforma laboral está facilitando mucho la destrucción de empleo, ya que desde su entrada en vigor han aumentado en Andalucía los expedientes de regulación de empleo (ERE) en un 55%, las indemnizaciones por despido se han reducido notablemente y el número de convenios colectivos ha bajado más del 45%

José Antonio Griñán, presidente de la Junta de Andalucía

Por género, la tasa de paro femenino es ligeramente superior al masculino, un 36,06% frente a un 34,9%. Por provincias, la tasa de paro más elevada se da en Jaén (39,13% y 115.200 desempleados), seguida de Almería (38,44% y 143.700 parados), Córdoba (37,75% y 141.400 personas en paro), Granada (37,19% y 161.700), Huelva (36,19% y 89.200), Cádiz (36,03% y 211.500), Málaga (33,07% y 262.900) y Sevilla (32,63% y 298.600).

El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, ha atribuido la subida del paro a la "política de severa austeridad y recortes indiscriminados" del gasto público y al impacto de la reforma laboral que, a su juicio, "está facilitando mucho la destrucción de empleo".

En una entrevista en la cadena SER, Griñán ha indicado que "la reforma laboral está facilitando mucho la destrucción de empleo", ya que desde su entrada en vigor "han aumentado en Andalucía los expedientes de regulación de empleo (ERE) en un 55%, las indemnizaciones por despido se han reducido notablemente y el número de convenios colectivos ha bajado más del 45%".

"Todo ello forma un conjunto de cosas que está dificultando que podamos introducirnos en una senda de creación de empleo", ha añadido Griñán.

"Sin dinero público es imposible hacer nada y con un presupuesto contractivo que reduce el gasto público las cosas que se pueden hacer son muy pequeñas. Creo que es mucho mejor estimular la economía desde los elementos que en el futuro van a potenciar la creación de empleo, de manera que cuando salgamos de la crisis lo hagamos con la economía bien ordenada y para eso es importante que las empresas sigan invirtiendo en innovación, investigación, desarrollo, calidad y en internacionalizar sus productos", ha destacado el jefe del Ejecutivo andaluz.

Por su parte, los autónomos han destacado que continúan con "numerosos obstáculos" en el desarrollo de su actividad que les impiden "mantener los negocios y el empleo" . El vicepresidente de la asociación, Rafael Amor, ha indicado que el nuevo proyecto de ley de presupuestos andaluces para 2013 debe ser una acción pública "decidida", que gire en torno a medidas que fomenten la actividad empresarial y que "incidan" en la consolidación y mantenimiento del trabajo por cuenta propia.

La Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) ha lamentado que "uno de cada tres andaluces activos no tenga empleo" y considera que la situación es "insostenible".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS