Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Caso Mercasevilla

El jurado declara culpable al exdelegado Rivas y los exdirectivos de Mercasevilla

El veredicto censura al ex alto cargo de la Junta Antonio Rivas y los exdirectivos Fernando Mellet y Daniel Ponce, acusados de cohecho, mientras que exculpa a la funcionaria Regla Pereira

El exdelegado de Empleo en Sevilla Antonio Rivas, a la salida de los juzgados. Ampliar foto
El exdelegado de Empleo en Sevilla Antonio Rivas, a la salida de los juzgados.

Tres de cuatro. El jurado del caso Mercasevilla ha declarado culpables al exdelegado de la Consejería de Empleo en Sevilla Antonio Rivas y los exdirectivos Fernando Mellet y Daniel Ponce, acusados de cohecho, por la supuesta petición de un soborno de 300.000 euros a dos empresarios hosteleros a cambio de obtener una subvención para una escuela de hostelería. Rivas es el alto cargo de la Junta declarado culpable de mayor rango hasta ahora, ya que el ex director general de Carreteras Manuel Ollero, condenado en 2006, fue absuelto más tarde.

Tras dos días de deliberaciones, el jurado ha exculpado a la funcionaria acusada Regla Pereira, que entre lágrimas abandonó el asiento de acusada para sentarse entre el público. Ahora es el turno del magistrado presidente Ángel Márquez, que dictará la sentencia. La fiscalía había pedido una multa de 900.000 euros y 21 meses de inhabilitación. Tanto las defensas como las acusaciones coincidieron en subrayar que las sesiones habían beneficiado a Rivas, de ahí la sorpresa ante la culpabilidad del ex alto cargo.

El veredicto es la primera decisión judicial ajena a la instrucción que dirige la juez Mercedes Alaya que censura la corrupción en la Consejería de Empleo. El jurado ha declarado probado que Rivas y Mellet “se concertaron” para pedir la mordida a los empresarios de la Raza. A continuación, destacó el “interés desmedido” de Rivas porque la Fundación Mercasevilla recibiera la subvención de 900.000 euros para la escuela de hostelería, a pesar de que otros ex altos cargos de Empleo aclararon que entre sus funciones no figuraba contribuir a que la subvención llegara a buen puerto.

Tanto el exconsejero Antonio Fernández como el exviceconsejero Agustín Barberá subrayaron que Rivas “carecía de competencias”, pero acudió a reuniones con Mellet, según confirmó el intermediario Juan Lanzas, imputado en el caso de los ERE, derivado del caso Mercasevilla. “Mellet y Rivas han estado siempre en contacto”, afirmó el portavoz del jurado, que recordó las llamadas telefónicas entre ambos. Asimismo, el jurado ha destacado la “relación antigua” de Rivas con la subvención, y ha concedido “gran importancia” a la prueba documental que aportó la acusación del PP: unos borradores de convenio que carecían de la firma de Rivas. Por último, el jurado ha destacado que Mellet prometiera a los empresarios que obtendrían más subvenciones para cursos de formación, que eran competencia de Rivas.

Mientras, el veredicto ha subrayado la petición de la comisión ilícita por parte de la antigua cúpula de Mercasevilla y cómo los exdirectivos exigieron el dinero a los empresarios “en un maletín que dejarían olvidado en un despacho”. “La Junta colabora con quien colabora”, les advirtieron en dicha grabación.

El jurado ha declarado culpables a Mellet y Ponce por unanimidad, pero el veredicto contra Rivas contó con ocho de los nueve votos del jurado. Los tres acusados recurrirán la decisión. Para la culpabilidad de los dos exdirectivos de la empresa pública ha resultado clave la grabación con la supuesta petición de la mordida, escuchada con nitidez en la sala de vistas, y la declaración del inspector que dirigió la investigación. El jurado se apoyó en su testimonio para recordar que Mellet acusó a Rivas de haber ideado el soborno, a pesar de que el exdirector de Mercasevilla guardó silencio frente al jurado.

Todo parecía favorable a la exculpación de Rivas. Tras el silencio de Mellet, que había sido el único en acusarle ante la policía, y la declaración de Ponce, que cargó contra su exjefe, Rivas parecía tener todas las cartas para resultar absuelto. El inspector inclusó matizó que creyó que Mellet dijo la verdad durante su declaración policial, excepto cuando acusó a Rivas. “No había un solo dato objetivo que inculpara a Rivas”, afirmó el inspector. Pero las respuestas del jurado a las trece preguntas planteadas por el magistrado al jurado esta semana, han roto las quinielas.

Mientras, la exculpación de Pereira se ha ajustado a las previsiones, ya que para el jurado la funcionaria acudió a una de las reuniones, pero no intervino para favorecer la concesión de la subvención ni mencionó pago alguno. “Nadie ha declarado ante la policía o el juzgado que fuera cómplice, ni siquiera los propios empresarios”, según el veredicto.

“Estamos satisfechos porque el jurado ha sido valiente y no ha dejado pasar impune la corrupción del Gobierno socialista”, señaló el letrado del Partido Popular, acusación particular en el caso. Por el contrario, Francisco Baena, letrado de Rivas, expresó sus dudas sobre el veredicto: “Ha sido un ejercicio de suposición más que otra cosa”. El abogado de Mellet, Francisco Carrión, abundó en las críticas: “Existe una errónea valoración de la prueba porque todo era una negociación [entre los exdirectivos y los empresarios]“. Ahora la próxima palabra está en manos del Tribunal Superior de Justicia (TSJA).