Incertidumbre en la izquierda alternativa

Ezker Anitza y EB se enfrentan a la falta de visibilidad pública y de recursos a que los aboca la pérdida de representación en el Parlamento

Mikel Arana sigue los resultados de los comicios en la noche del pasado domingo.
Mikel Arana sigue los resultados de los comicios en la noche del pasado domingo.LUIS TEJIDO (EFE)

El auge en las elecciones generales de la otra izquierda, la representada hoy en día por IU en el Congreso con 11 diputados frente a los dos de la pasada legislatura, no tuvo continuidad en la jornada del domingo para su marca en los comicios autonómicos, Ezker Anitza. La agrupación, encabezada por el exparlamentario Mikel Arana, no logró representación en la Cámara, pese a que las encuestas sí apuntaban a su presencia.

Las estimaciones —el sondeo del CIS llegó a darle hasta tres escaños— se quedaron al final en agua de borrajas con los 30.179 votos logrados, el 2,72%. La provincia en la que más cerca estuvo de lograrlo fue la alavesa, donde con menos votos es más sencillo lograr un asiento en la Cámara. Ni siquiera llevándose todo el voto extranjero en esta provincia —553 alaveses residentes en otros países han votado por correo—, que se contabilizará el próximo sábado, lo lograría.

Ezker Anitza se enfrenta ahora a su propio abismo, con una exigua presencia en las instituciones vascas —solo tiene ediles en ocho municipios—, y sin su cara más conocida, la de su coordinador, Mikel Arana. En la noche del mismo domingo, Arana, en un gesto al que no acostumbran los políticos españoles, no dejó pasar los minutos y anunció su dimisión por los malos resultados, que le dejaban sin escaño. En ese mal resultado ha influido la falta de visibilidad en los medios de comunicación públicos —ha sido EB, la marca con la que concurrió en 2009, quien ha logrado ese espacio— y la misma división de ese espacio en dos partidos. A ello se suma un sistema electoral que lastra especialmente a los partidos más pequeños y a aquellos con el voto menos concentrado. UpyD, que mantiene su escaño por Álava, logra 8.687 votos menos que Ezker Anitza en el conjunto de Euskadi.

Ambos partidos juntos hubiesen conseguido un escaño por provincia

Esta última es la razón que argumentó ayer Cayo Lara, coordinador general de IU, para explicar la falta de representación en Euskadi. Lara defendió la gestión de Arana y respaldó a su marca en la comunidad autónoma, que ahora deberá embarcarse en la elección de un nuevo líder.

“En política, las personas debemos asumir las responsabilidades”, dijo Arana al dimitir. Una reacción a la respuesta de la ciudadanía diametralmente opuesta a la de EB, cuyos dirigentes aseguraron ayer que seguirán en su puesto y consideraron que los resultados de Ezker Anitza suponen un “castigo justo”, pese a que EB logró 17.301 votos, el 1,56%, casi 13.000 menos que la otra marca. Juntos, hubiesen logrado representación en la Cámara, un escaño por cada provincia. La candidata a lehendakari de EB, Raquel Modubar, insistía ayer en que su objetivo será alcanzar la “unidad de la izquierda”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

EB, que centró su campaña en las movilizaciones y en lanzar mensajes con la vista muy puesta en los indignados, parece no sacudirse la imagen lastrada por las polémicas. Y especialmente el escándalo de la negociación sobre la Diputación de Álava, donde pidieron cargos y facilidades para acceder a un crédito a cambio del apoyo al PNV de sus dos junteras, o el desvío de fondos de la Cámara de la Propiedad de Bizkaia. Su candidata, poco conocida, no participó en los debates con el resto de candidatos, sustituida por José Navas y otros cargos de EB.

EB mantiene que los resultados de sus rivales son “un castigo justo”

Pese a tener más representación institucional —dos junteras en Álava y tres concejales, en Arrigorriaga, Leoia y Portugalete—, EB no cuenta con el respaldo de formaciones con más estructura, como sí tiene Ezker Anitza con IU. “Hemos vivido parcos. Llevamos un año sin recibir dinero del Parlamento y seguiremos siendo parcos”, restan importancia a ese hecho fuentes de EB.

Los ecologistas de Equo, con 11.639 votos (el 1,05%) tampoco logran representación, pero en Álava llegan hasta las 4.274 papeletas, apenas 296 menos que Ezker Anitza. El partido de Juan López Uralde se encontró con resultados similares a los de Escaños en Blanco, una formación estatal que pide modificar la legislación electoral y que se compromete a dejar los escaños vacíos si logra representación, que consiguió 11.452 apoyos. La brecha de la izquierda hace que el quinto espacio se reduzca a UPyD, que copará la próxima legislatura totalidad de los tiempos y los recursos destinados al Grupo Mixto.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS