Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva batalla para el Cid Campeador

Urbanismo rehabilita el monumento dedicado a Rodrigo Díaz de Vivar y con él la historia del caballero que obtuvo en Sevilla su alias

Rehabilitación del monumento dedicado al Cid Campeador en Sevilla. Ampliar foto
Rehabilitación del monumento dedicado al Cid Campeador en Sevilla.

Cuando alguien pregunta a un sevillano por una dirección cercana al Prado de San Sebastián, indefectiblemente acabará oyendo “cuando llegue al caballo tuerza a la…” El animal tiene tanta fuerza expresiva, que la mayoría ha olvidado a la figura que lo cabalga: un caballero castellano que llegó al reino taifa de Sevilla en 1079 con el nombre de Rodrigo Díaz de Vivar y, tras ganar la batalla de Cabra en defensa de Al-Mutamid, marchó a León con el merecido sobrenombre de Sidi al Qambiyatur [Señor del campo de batalla]. La ciudad que le dio al Cid Campeador no solo el alias sino también su cabalgadura, Babieca era un ejemplar de caballo andaluz regalo del rey poeta a quien lo había defendido de su vecino de Granada, quiere devolverle el esplendor a su monumento.

El bronce del Cid Campeador, obra de la escultora americana Anna Hyatt Huntington (1876-1973), sufre alteraciones por corrosión a causa de la contaminación provocada principalmente por el tráfico. La restauración, que el estudio sevillano Metis ha iniciado este lunes, consiste en limpiar el bronce y aplicarle una protección invisible que evitará la degradación del material.

Los trabajos, que se desarrollarán durante cuatro meses, comienzan este lunes, una vez que el monumento ha quedado cubierto con una lona en la que se recuerda que esta escultura, que Anna Hyatt Huntington regaló a Sevilla en 1927 cuando la ciudad se estaba preparando para la Exposición Iberoamericana de 1929, tuvo tanto éxito que la artista realizó copias para Nueva York, Buenos Aires, San Diego y San Francisco. Con esta pieza se aunaron el talento de la escultora para plasmar animales y la admiración que su marido, el mecenas Archer Milton Huntington -fundador de la la Hispanic Society de Nueva York- sentía por la figura del Cid. En la lona, diseñada por el artista plástico Miguel Soler, aparecen fotos de los cinco bronces, además de una instantánea tomada en 1964 cuando Juan de Ávalos, por encargo de la Hispanic Society, le hizo un molde a la obra para realizar una copia para Valencia.

La lona que cubre el monumento ofrece además una imagen insólita de 1954 en la que ‘el caballo’ aparece nevado y un mapa de los daños que tiene la escultura.

“La obra presenta las oxidaciones propias del bronce provocadas por la contaminación, unos daños que ahora son reversibles pero que dentro de unos años no lo serían”, comenta Pilar Soler.

Pero el proyecto, encargado por la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla, implica además una revalorización de la figura del Cid y de su relación con Sevilla a través de la página web www.elciddesevilla.es creada por Miguel Soler. El público podrá, además de conocer la historia de Rodrigo Díaz de Vivar y su relación con Sevilla, seguir la restauración a través de Internet

La puesta en valor de la obra de Anna Hyatt Huntington, que durante años fue la mayor escultura realizada por una mujer, cuenta con un presupuesto de 40.000 euros, cantidad en la que se incluye también la rehabilitación de la fuente de la Judería, una obra de Juan Talavera Heredia que también se realizó para la Expo del 29.